Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Suerte

Unos aseguran que la suerte es calva, -no sé por qué,- otros dicen “Te la dé dios, que el saber poco importa” a otros más avezados les escuché que la oportunidad es una mujer muy bella que pasa por el frente de tu casa muy temprano, si estás en la puerta te irás con ella, si no,  también advierten que es de cascos muy ligeros, se va con otro y difícil volverás a verle.

La suerte en la política es una circunstancia que no muchos pueden presumir que han viajado a su lado, y muy pocos, contando los dedos de la mano sobrarían dedos, podrían afirmar  que con frecuencia les acaricia la cabeza.

Podríamos asegurar que Sergio Alanís es uno de esos casos, porque de ser un modesto ferretero ingresó al PRI de Allende, de ahí se convirtió en Alcalde porque la generación de Juventino y Roberto Aguirre, naranjeros por excelencia, estaba cansada, otros emigraron al otro lado y Jorge Salazar y contemporáneos ocupan otros puestos que por la influencia del poderoso Grupo Allende lo han logrado.

En otro partidos la suerte es también escapulario bendito porque que diga usted qué capacidad tenía Adalberto Madero, como que no, y salvo la conmiseración que sentía la gente por su discapacidad mental y lingüística no había tela de donde cortar.

Fernando Larrazabal, lo he dicho hasta el cansancio, es boleto aparte porque la suerte la amalgamó con lo sinvergüenza formando un cóctel mortífero y perverso.

A Margarita Arellanes, la suerte le había sonreído hasta que llegó un huracán y le alzó todo enseñando lo enseñable y los muy picudos adalides aseguran que ni Dios Padre le regresará lo que perdió, antes de la vergüenza, porque con su casa millonaria se ha hecho un nudo que por un lado pierde, y por el otro se ahorca; o sea, si se queda con ella es desprestigio y si la vende pierde su inversión y tampoco recupera su prestigio.

Dejamos para el último a Homar Almaguer que es un caso perdido. Ayer miré unos espectaculares en la carretera que reza uno: el mejor sistema de educación en el Estado.  ¿Adió? En serio, no es broma.   El otro es el trillado: un alcalde con sensibilidad.

Ay no manches Almaguer, ¿tú hablando de sensibilidad cuando el Pueblo Mágico está en un bote de basura?

Cuando los retornos en la carretera no los barres desde que inició tu administración que está resultando peor que la del bandido de Rafael Paz, sin tomar en cuenta a Bladimiro Montalvo que sucedió a Edelmiro Cavazos que trágicamente “fallecieron”.

Las comunidades de El Manzano, La Ciénega, Puerta de Mano,  Los Cavazos, Los Fierros, El Cercado, El Álamo, El Barrial y Los Rodríguez no volvieron a ser visitadas por ti Homarcito salvo cuando requeriste de los votos para derrotar a Maribel Villalón.

Llegaste con más suerte que pena y te iras con más pena que gloria, te lo puedo asegurar.

Así es que calva, greñuda o con peluca, la suerte sigue siendo definitoria, como siempre se ha sabido la puerta es la que decide, no el hombre.

minutochavaportillo@gmail.com

Ultimas Noticias