Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Para qué tanto brinco

Harta pena me da, pero tengo que aceptar que vivimos en un país enano, bicicletero y globero y los que intentamos ser periodistas, como que no desentonamos.

Y refiero a todos los medios, grandes, chicos, viejos o iniciados.

El Norte, que cuando no tiene con que llenar la primera de cualquier sección se avienta unos tiros que no sé si es producto de que Alejandro Junco se empezó a desligar de la operación diaria por estar ocupado en unas cosas o preocupado o en otras más, pero los suplentes a veces no le entienden al tejemaneje y se les tira la manteca.

Lo mismo sucedió cuando se retiró Abelardo Leal y luego Ramón Alberto Garza, batallaron de tal forma que la columna estrella del rotativo M.A.kiavelo, se dedica ahora a platicar acontecidos cuando era un agasajo enterarnos de lo que iba a suceder.

No había político que no saliera de casa si no consultaba la endiablada y enterada columna que en forma de novela nos relataba lo que sucedería hasta correr el telón y ver la realidad que había pronosticado.

Pero bueno, todo por servir se acaba, ya ven a Ciro Gómez Leyva, luego de ser factor determinante en el éxito de Milenio Televisión, lo retiran para dejar inexplicablemente su espacio para que informativos como Excélsior Noticias en el 127 SKY que maneja nuestro vecino de arriba Félix Cortés Camarillo, se lance al abordaje y conquiste con buen producto al teleauditorio que deja huérfano el canal de Pancho González.

Hace unos días, el periódico de la calle Washington relató con “exclusividad” y en primera, el notición que el Gobernador Rodrigo Medina se había “fugado” a Boston casi en secreto y eso… Como que es pecado mortal.

Le dieron un tinte como cuando la jovencita resulta embarazada y eso es vergüenza universal que se convierte en urgente necesidad esconder el descalabro por ser inaceptable, amén de imperdonable.

En pleno siglo XXI tenemos que soportar ese tipo de periodismo.

La pregunta es: ¿Qué no son seres humanos los gobernantes? ¿Son alienígenas? ¿No comen tacos en la calle? ¿No eructan? ¿No se avientan flatulencias y cuando lo hacen huelen a rosas sus vientecillos? ¿No tienen derecho a vacaciones?

Por el amor de Dios, madurez señores sabelotodo, es tan ordinario que un buen día se le antoje irse a Mc Allen a comprar calzones, o tomarse unas heladas, jugar golf, pelearse con la vieja, o echarse una meada en la banqueta a las cuatro de la mañana como alguna vez lo hemos hecho y sacarle la vuelta a la antialcohólica.

Son de carne y hueso y mil veces mejor que muestren como son y no enseñar una personalidad repleta de hipocresía.

La respuesta del Gobernador fue sencilla e inteligente: ¿Qué tiene? No pues nada, está bien.

Los gobernantes, los ricos, los pobres, los poderosos y los de medio pelo, tenemos las mismas necesidades, sueños y debilidades, o queremos recordar la máxima que lo que rico se le celebra al pobre se recrimina.

El simpático caballero del BMW anda alegrito, y el pinche borracho del Tsuru anda como huevo de cochino, hasta atrás.

Maduremos señores periodistas, en Estados Unidos, cada seis meses los Presidentes vacacionan en Campo David, o Copacabana, esquían en donde se les hincha la gana y no andan con que a Chencha le dan calambres.

Será que son güeritos y ojos azules, ¡ah chihuahua, pos el de aquí también!

minutochavaportillo@gmail.com

 

Ultimas Noticias

Todo a medias

Existe en el lenguaje ordinario una frase que denuncia: “las medias, ni en las mujeres son buenas” haciendo alusión que hay que... [Seguir leyendo]

Reflejo

Viviendo en Nuevo León, aunque no tenga usted acendrada la “enfermedad” del fanatismo por el futbol, tiene obligación de entender el mínimo... [Seguir leyendo]

Nadie ganó

Había prometido no hablar del aburrido debate en lo que a desarrollo se refiere y seguiré con mi actitud, pero lo que... [Seguir leyendo]