Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Asaltantes hidrológicos

La presa “El cuchillo” en Nuevo León fue construida por el excepcional gobernador Jorge Treviño que tuvo inteligencia, visión y valor de prever la urgencia de asegurar el abasto de agua que para los ochentas empezaba a convertirse de una calamidad a un polvorín que amenazaba con estallarle en las manos a Alfonso Martínez Domínguez con los bloqueos de avenidas con cacerolas en la mano.

Costó harta lana luego de muchos sacrificios, penurias y sobresaltos de Directores en Agua y Drenaje buenos, malos y peores, para  que se abriera la llave que aliviaría la sed y brindara tranquilidad que por generaciones el agua no sería motivo de desvelo.

Hubo sequías prolongadas y huracanes generosos, pero las llaves no se han quedado en silencio, han respondido eficaces.  Pero llegó el sustituto de José Luis Luege Tamargo titular de la Comisión Nacional del Agua  -CNA- e iniciaron las penas y los desencantos.

David Korenfeld Federman el nuevo titular del organismo, seguramente asesorado por Oscar Gutiérrez que es el Delegado en Nuevo León, otorgó autorización para liberar la mitad del preciado líquido almacenado en la presa    –más de trescientos millones de metros cúbicos- porque era urgente la reparación y mantenimiento de las compuertas en la cortina del embalse por encontrarse con serias deficiencias y el nivel del agua no permitía que se lubricara las cremalleras de no sé qué madres, del buje conductor de los isotopos recargables.

No se requiere ser experto en la materia, solo que otras presas de mayor antigüedad, no han tenido que atravesar por este “desperfecto” y medio vaciarlas para darles mantenimiento.

Pasaron largos meses en que el vaso estaba casi seco y no se les ocurrió aceitar las cremalleras hasta ahora que se encuentra medio lleno, joder.

Liberar el agua de la presa Rodrigo Gómez  –La Boca- lo denunciamos en este espacio, es por el contubernio canalla de la CNA y la CTM que protege a los restaurantes vende caldos para que tengan mayor espacio en el estacionamiento, aunque defiendan otra razón, pero lo de la presa que se ubica en China, Nuevo León, se pasa de azul oscuro y requiere obligada  explicación al Gobernador, a los Diputados Federales y al Congreso del Estado.

No es posible que luego de vivir en la angustia, zozobra, y el terror de no contar con agua que beber, se trasvase a Tamaulipas asegurando el riego de sus cultivos de sorgo, trigo y maíz para lograr que los silos estén repletos cuando no se cumple con la vocación elemental para lo que fue construida la presa, así se hayan firmado convenios de aseguramientos de aguas para los distritos de riego.

Soy muy mal pensado, pero habría que investigarle a Oscar Gutiérrez o al mismo Korenfeld si los saldos de sus chequeras no se incrementaron misteriosa, repentina y abultadamente porque lo que está en juego son muchos millones de billetes considerando que la sed la pueden mitigar los regios con topo chico o carta blanca.

minutochavaportillo@gmail.com

 

 

Ultimas Noticias

Nadie ganó

Había prometido no hablar del aburrido debate en lo que a desarrollo se refiere y seguiré con mi actitud, pero lo que... [Seguir leyendo]

Consejos prácticos

Aunque no lo soliciten, envío a los pretensos soñadores candidatos a administrar la ciudad de Monterrey porque, aunque en el caso de... [Seguir leyendo]