Lo de hoy...
La información nunca está protegida

¿Los derechos de quién?

Ayer muy temprano aterrizó en la entidad Raúl Plascencia Villanueva que alguien bautizó el encargo que ostenta como el ombudsman de nuestro país que traducido del sueco al léxico cotidiano es el defensor del pueblo encargado de denunciar lo disparejo de las acciones tanto oficiales como particulares.

El tijuanense, chavo de cuarenta y pico de años educado en la frontera norte de México, ha escrito uno que otro ensayo relacionado con su especialidad que es la defensoría de los derechos humanos donde fue entre otras cosas visitador cuando José Luis Soberanes era la cabeza del organismo.

Plascencia ha tenido buenas ocurrencias como la más reciente que fue la iniciativa de diferenciar claramente entre testigos protegidos y los delincuentes colaboradores. Esa delgada línea que comúnmente se rebasa por accidente o premeditación.

Hace unos días, este bato tuvo la valentía de encarar con declaraciones a los profesores huelguistas cuando una cantidad considerable de ofendidos y agraviados ciudadanos demandaron justicia por los desmanes de los manifestantes que en pos de sus derechos, pasan por encima de los de otros.

Anduvo el Presidente de la CNDH muy activo en actos públicos organizados por el Tec de Monterrey desde su arribo a la ciudad y hoy a las ocho de la madrugada hizo acto de presencia en el Aula Magna de la UANL donde compartió menciones y aplausos con Minerva Martínez que es la encargada de los Derechos en Nuevo León  de la cual se han obtenido magníficos comentarios por los resultados como relata el periodista Paulo Cuellar en su editorial de esta semana en Monitor Político.

Lo desagradable de tan agradable visita del Presidente de la Comisión de los Derechos Humanos fue que se vio más que acompañado, “acosado” por una dama que hace algunos ayeres dejó un currículum no muy para presumir luego de sus desafortunadas declaraciones cuando la fuga de los reos del penal de Apodaca…

Dicha señora se había mantenido en la sombra y el silencio porque razona perfectamente que en esa ocasión su versión de que por los penales de Nuevo León que eran anticuados, obsoletos e inseguros, se estaba pagando la factura de la fuga de los internos, que calificó como “pecados de omisión”, causando con ello la indignación del Gobernador Rodrigo Medina.

Cinco años estuvo la señora Ninfa Delia al frente de un penal y nunca criticó el funcionamiento ni intentó cambiar un ápice, siendo hasta después que tuvo la “valentía” de criticar el sistema carcelario.

No es novedad que su deseo es cauterizar la herida causada por su lenguaraz locución y diarrea verbal característica para que los funcionarios de alto nivel de Gobierno olviden el agravio para poder aspirar a integrarse a un escritorio con presupuesto generoso, sobre todo ahora que se ha manejado la versión de que el procurador Adrián de la Garza pudiera emigrar a la Poder Judicial de la Federación, pero olvida que en la fila está el sub procurador de Ministerios Públicos Javier Flores Saldivar que tiene más capacidad que Ninfa Delia, mayor lealtad, pero sobre todo la lengua y la cola más corta que la funcionaria que no soltó el brazo del visitante hasta que abordó el avión de regreso.

Ni hablar, hay quienes suplen la capacidad y honestidad con el servilismo.

minutochavaportillo@gmail.com

 

Ultimas Noticias

El fuero y la autonomía

Siempre he considerado que el “fuero constitucional” es una mamarrachada y desaseada regla que inventaron los sinvergüenzas, que tergiversando el fondo de... [Seguir leyendo]

Las trampas políticas

La reacción tardía aconsejada a la “Princesa Caramelo”, esposa de mentiroso-mentiroso, de reclamar en tribunales lo que no fue capaz de ganar... [Seguir leyendo]