Lo de hoy...
La información nunca está protegida

“El Bronco” y la Ley en Nuevo León que ampara a constructores de fraccionamientos pegados a pedreras

Tags:

Suele pasar que en actos de corrupción inmobiliaria, no se acuse a los gobernantes ni a los constructores, sino a los vecinos.

Es decir, no solo pagan justos por pecadores, sino que se exonera a los pecadores y todas las críticas en redes sociales (pagadas como bots, obviamente) se van contra los justos.

Los vecinos del fraccionamiento Punta Alta, en García, que recientemente se vieron afectados por una explosión en una pedrera, cercana a sus domicilios, son linchados en Facebook e Instagram por haber comprado sus lotes tan cerca de esa cantera.  Se trata de 116 viviendas unifamiliares, construidas por Lanterra Inmueble SA de CV, de acuerdo con información publicada en El Horizonte.

Según estos calumniadores bien pagados, la culpa de tamaño peligro para cientos de familias la tuvieron ellas mismas, no el entonces gobernador Jaime Rodríguez, “El Bronco”, por emitir un decreto donde se redujo las delimitaciones para construir casas-habitación en los alrededores.

Si la Ley ya establecía un rango lejano de las pedreras (más de 2,000 metros de distancia), y el Bronco acortó el rango mediante un decreto, con tal de que se construyeran fraccionamientos en zona amenazada, es natural que el responsable de este riesgo sea el anterior gobierno estatal.

¿Qué culpa tienen los vecinos de haber comprado sus casas cerca de una industria dedicada a la explotación y extracción de yacimientos pétreos y minerales?

¿El comprador de una casa es culpable de no saber de ingeniería ni arquitectura ni delimitación de espacios urbanos?, ¿es culpable de actuar de buena fe y sembrar en su cabeza la ilusión de gozar de un techo digno para los suyos?

Tenemos que cuidar de ahora en adelante los cambios que se hagan a la Ley de Asentamientos Humanos, ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano de Nuevo León, porque es obligación de la autoridad pública, no de los ciudadanos, garantizar el derecho a una vivienda digna y fuera de riesgos. El fraccionamiento Punta Alta no es el único caso de esta naturaleza.

Si no se piensa así, ¿entonces para qué está la autoridad? ¿Para hacer negocios al amparo de la Ley irresponsable?, ¿para cometer irregularidades legalizadas? Cuidado con alebrestar vecinos. Cuando la gente se enoja, tiembla más el suelo que con la explosión en una pedrera.

eloygarza1969@gmail.com

Ultimas Noticias