Lo de hoy...
La información nunca está protegida

La casita del amor

En Monterrey cada vez es más común que las personas experimenten junto a sus parejas o en solitario fantasías sexuales por curiosidad o emoción. Hay aproximadamente unos 10 clubes swingers en la ciudad donde se reúnen adultos heterosexuales solteros, casados y de edades variadas a conocerse y tener encuentros pasionales para satisfacer sus necesidades sexuales. En estos lugares las mujeres tienen experiencias lésbicas pero el contacto entre hombres está prohibido.

Platicaba con mi amigo Sam y su novio Alex sobre las relaciones abiertas entre parejas homosexuales y los lugares en donde pueden llevar a cabo sus fantasías. Hay varios puntos de encuentros como sexshops con cabinas o cibercafés con privados. Pero me llamó la atención un lugar que se llama «La Casita», así que me puse a investigar un poco más del tema y resulta que, en efecto, La Casita existe y se trata de dos inmuebles (uno por el Barrio Antiguo y otro por Washington) en el Centro de Monterrey, acondicionados para que los hombres (homo y heterosexuales, porque aún hay mucho macho tapado), puedan acceder a tener encuentros carnales con toda libertad y libres de

Dentro de las instalaciones de La Casita puedes encontrar un cuarto oscuro, pequeños cubículos de madera, columpio sexual, una sala para ver películas, regaderas, vapor, wifi, lokers y muchos condones y lubricantes. Y es que estos lugares están en coordinación con la Secretaria de Salud y COESIDANL, para ejercer de manera segura y privada el sexo ocasional. Tienen más de 20años operando en nuestra ciudad y cuentan con horarios a partir de las dos de la tarde y en algunos días el cierre es hasta las dos de la mañana. Los precios para hacer uso de las instalaciones van de los $30 a los $100.

También funcionan como centros para efectuar pruebas rápidas de detección de VIH, sífilis y hepatitis C; así que aparte de cumplir sus fantasías homoeróticas, de pasada pueden hacerse sus pruebas de control y regularmente se dan pláticas sobre el uso correcto del condón y la prevención de enfermedades de transmisión sexual. En La Casita se unen el cachondeo, la intimidad, la prevención y la salud. Este sex club masculino es completamente legal y constituye un lugar donde las artes amatorias masculinas se practican en un sillón kamasutra, en un glory hole, en una jaula o donde mejor te guste.  La imaginación es el límite y la atmósfera entre gemidos y oscuridad hace que los sentidos se disparen, cuentan mis amigos que ya experimentaron la visita al lugar. Así que si lo tuyo es entrarle al placer gay con responsabilidad y variedad, este es un excelente lugar para ello.

tintadearena19@gmail.com
@tintadearena

Ultimas Noticias

Toques para Samuelito

Toques eléctricos, de esos de cantina, para Samuelito. Desde hace varios meses, el malabarista de las mentiras en Nuevo León, el gobernador... [Seguir leyendo]