Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Gobernadores

La regañada histórica que Jaime Rodríguez Calderón le recetó a Rodrigo Medina de la Cruz, no tiene antecedentes en Nuevo León.

La noche del 24 de septiembre todo era alegría y amor en el patio central del Palacio de Gobierno, donde se rindió el Sexto Informe de Gobierno que pintaba un Nuevo León color rosa.

A ese evento no acudieron los ex gobernadores Benjamín Clariond Reyes-Retana y, menos, Fernando Canales Clariond, ni Fernando Elizondo Barragán. ¿Cómo aplaudir lo que saben es mentira?

Sólo fueron los gobernadores que dejaron deuda pública al final de su sexenio: Jorge A. Treviño Martínez, Sócrates Rizzo García y Natividad González Parás.

Fue Alfonso Martínez Domínguez —hemos insistido en ese punto hasta el hastío— quien dejó obras públicas sin parangón para las futuras generaciones a cero pesos de deudas porque todo se lo arrancó a la Federación que, por cierto, estaba en quiebra.

Jorge Alonso Treviño Martínez dejó una deuda inicial de mil 720 millones de pesos, pero dejó concluida la línea uno del metro y la presa El Cuchillo la dejó en construcción.

Sócrates Rizzo García disparó la deuda que heredó en 3.5 veces. Un poco más de 9 mil millones de pesos y, en la paradoja, renunció por el momento político y la falta de recursos que Ernesto Zedillo ordenó cerrar para Nuevo León.

Después, El Benjas le bajó al monto de la deuda en un año y medio al frente del gobierno y sus sucesores no dejaron que tan fatal instrumento avanzará más y lo combatieron con honor.

Pero Natividad González Parás duplicó la deuda. Al final de su mandato, dejó la deuda entre 19 mil y 21 mil millones de pesos.

Y su sucesor, Rodrigo Medina de la Cruz, la quintuplicó, según datos preliminares que dio a conocer Rodríguez Calderón.

No hay que ser un experto en finanzas públicas para entender que la mega deuda que heredó Rodrigo Medina de la Cruz es un lastre histórico para las generaciones futuras.

Así, como asistentes a un partido de tenis, los ex gobernadores escuchaban la frase lapidaria del nuevo gobernador y volteaban a ver a Medina de la Cruz. Fue eterno para el hoy ex gobernador el mensaje de El Bronco.

Se cimbró el pasado de los ex gobernadores —cada quién en su momento y circunstancia— por haber accedido a deudas que aún no terminan por pagarse.

Pero, ¿cien mil millones de pesos?

Del total, unos 80 mil millones de pesos es el costo por la inexperiencia política del gobernador que se fue….y satisfecho.

osielcastillobarraza@gmail.com

Ultimas Noticias

Sociedad distante

El próximo domingo 28 será el segundo debate entre Claudia Shienbaum, Xóchitl Gálvez y Jorge Álvarez, aspirantes a suceder al presidente Andrés... [Seguir leyendo]