Lo de hoy...
La información nunca está protegida

La mona de sabores

Llegó el fin de semana y nos daremos de nueva cuenta una tregua para esperar que se asienten las aguas políticas y mientras reflexionemos sobre este grave problema de salud pública.

Dentro de los principales problemas que viven los padres de familia «responsables» es la salud de sus hijos, esta la mona gourmet o de sabores que es moda, es barata y fácil de conseguir. Hay de coco, chocolate, vainilla, fresa, uva, mango y ahora con aroma de perfume caro.

Es el principal gancho para acercar a las drogas a los niños y niñas en México. Cada vez son más los estudiantes de entre quinto y sexto de primaria que la prueban y se hacen adictos.

Generalmente se piensa que la cocaína y marihuana son las drogas más usadas entre los jóvenes o incluso las drogas sintéticas, pero entre los menores, por su precio, el mayor riesgo son los inhalantes como thinner, aerosoles, adhesivos, solventes o cementos plásticos, porque son muy baratos.

Con aromas sofisticados, como fresa o vainilla, la mona de sabores ya no tiene ese desagradable olor, y eso dificulta que los padres de familia detecten que su hijo está drogándose con inhalantes.

Por eso si el niño tiene la mirada perdida, está bajando de peso, no tiene apetito, sólo quiere dormir, algo está pasando.

Cada vez el consumo es a edades más tempranas entre niños, niñas y adolescentes de quinto y sexto de primaria, y todos debemos estar muy pendientes. Es algo alarmante.

Después del consumo de cerveza y alcohol una tercera parte de niños, niñas y adolescentes, la mayoría en el nivel básico de estudios (primaria y secundaria) se están haciendo adictos o están siendo enganchados a las monas de sabores.

Esta peligrosa moda se consolida como un grave problema de salud y la facilidad con la que pueden compararla los infantes propicia un incremento en su consumo.

En los últimos meses han sido detenidas decenas de personas que venden droga, principalmente marihuana e inhalantes cerca de las escuelas en todo el país.

El narcomenudeo generalmente es un negocio familiar, donde están involucrados desde los nietos hasta los abuelos. No es como otro tipo de delito donde se trabaja por células.

La fuerza más importante para combatir el consumo de drogas es la denuncia anónima, los ojos y oídos de la autoridad son la ciudadanía, no hay mejor forma de combatir este tipo de delito, el problema es el temor que tienen los denunciantes por posibles venganzas.

Hay un perfil determinado de las personas que se dedican al narcomenudeo: la mayoría estudió la secundaria, aunque también hay muchos que sólo saben leer y escribir. Más del 30 por ciento son solteros.

La edad promedio de los narcomenudistas oscila entre los 18 y 27 años, pero no es una edad fija porque así como llegan jovencitos de 15 o 16 años también llegan personas de la tercera edad, ancianos.

El 80 por ciento de los vendedores son hombres y solo el 15 por ciento de los narcomenudistas son mujeres.

Más del 30 por ciento de niños y adolescentes se están haciendo adictos o están siendo enganchados a este tipo de sustancias cada mes.

francisaavedra@hotmail.com

Ultimas Noticias