Lo de hoy...
La información nunca está protegida

La enfermedad

De acuerdo con los médicos, la ansiedad es la enfermedad psicológica más frecuente en México. Es como tenerle miedo a todo y a nada a la vez.

Muchos casos de ansiedad se detectan, en promedio, de las personas que buscan ayuda sicológica  y más de la mitad la experimentan los hombres.

Los detonantes para padecer el síndrome de ansiedad van desde un cambio de casa, tener un hijo, problemas familiares, de trabajo, de pareja o una ruptura.

Las presiones de la vida diaria y los bombardeos visuales en los anuncios espectaculares de las calles y de Internet  a través de Facebook, Whatsapp, Twitter que te dicen cómo debes vivir y ser feliz, también son factores.

La ansiedad es una sensación subjetiva de inquietud o temor y es la enfermedad psicológica de mayor prevalencia en México.

Entre un 15 y 20 por ciento de pacientes que van a consulta presentan los síntomas principales.

La mayoría de los casos se da en personas con un nivel sociocultural alto o medio.

La ansiedad es una reacción natural que afecta a la mente y al cuerpo y tiene la función básica de supervivencia.

Es un sistema de alarma que se activa cuando una persona percibe un peligro o una amenaza anticipada cuyo origen es desconocido o no se reconoce y se manifiesta físicamente con aceleración del ritmo cardiaco y respiratorio, tensión muscular, sudor en las palmas de las manos, malestar en el estómago y temblor en las manos o las piernas.

Estas sensaciones son parte de la respuesta del cuerpo para huir o sobrevivir, preparándose para escapar del peligro.

El perfil interno de una persona ansiosa puede ser tendencia al narcisismo, una extrema preocupación por sí misma, por lo que no se aceptan como son y tienen baja autoestima.

La manifestación es la dificultad para madurar o asumir una identidad adulta, el no poder expresar sus emociones, la presión social de pertenecer a cierto grupo, la religión y el consumo de ciertas drogas.

La ansiedad pone a la persona en un estado indefenso y lo único es que hay que esperar a que acabe esa sensación y no caer en pánico.

La sensación de ansiedad es como si te dieran una noticia muy mala y lo único que deseas es tirarte al piso y hacerte bolita a causa del dolor que sientes en la boca del estómago. Te sientes como el ser más indefenso.

En general las personas con trastornos de ansiedad se aíslan, evitan relacionarse con los demás, inclusive hasta con sus familiares y esto es porque sienten que todos se dan cuenta de sus síntomas.

Para iniciar el proceso de recuperación hay que detectar qué provoca la ansiedad y trabajar con la respiración.

Hay factores se pueden evitar y aprender a vivir con ellos, ahí es donde la psicoterapia entra en acción.

Según el manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, la ansiedad es una reacción emocional normal necesaria para la supervivencia de los individuos y la especie.

No obstante, las reacciones de ansiedad pueden alcanzar niveles excesivamente altos o pueden impedir la adaptabilidad en algunas situaciones. En este caso la reacción deja de ser normal y se considera patológica.

Los síntomas inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 minutos. Fuertes palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca, sudoración, temblores o sacudidas, sensación de ahogo o falta de aliento, sensación de atragantarse.

También la opresión o malestar torácico, náuseas o molestias abdominales, inestabilidad, mareo o desmayo, sensación de irrealidad o estar separado de uno mismo, miedo a perder el control o volverse loco, miedo a morir, sensación de entumecimiento, hormigueo, así como escalofríos o sofocaciones.

Por sus manifestaciones, los especialistas identifican diversos tipos: trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de pánico, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno por estrés postraumático, trastorno por estrés agudo, fobia social, trastorno fóbico y otros trastornos de ansiedad no especificados o producidos por el consumo de sustancias.

Cuando el episodio ansioso termina, se siente igual que al terminar de vomitar, es como volver a la vida.
francisaavedra@hotmail.com

 

Ultimas Noticias