Lo de hoy...
La información nunca está protegida

¡Hossana!

Hossana por Francisco, el Papa jesuita que me obliga a  reconocerlo por sus insólitas palabras.

Dijo algo que nunca creí: que reinaría en “una Iglesia pobre, dedicada a los pobres” (sic)

A pocos meses de su exaltación al Trono de Pedro, empieza a verse su manera de gobernar; desea  cumplir su palabra;  tenía qué hacerlo, porque la Institución que rige está colmada de burócratas que a diario atiborran al Papa con “sabios consejos” .

Concedió una  entrevista para una revista italiana, haciéndonos ver que reinará en  una Institución moderna; ausente de  falsos tabús y  viejas maneras de encapsular a su Jefe.

Habló de una Iglesia que se dice “santa”, pero que trabaja para sus fines vaticanos, en vez de dedicarse a sus creyentes. Por fin, un Papa se atreve a encarar a la poderosa Curia Romana; reformando su Iglesia conforme vaya afianzándose.

Acaba de nombrar a 8 cardenales para que integren su círculo confiable y contable; en adelante se apoyará en los concejos  de éstos, empezando por las finanzas de una Iglesia manejada por gente sólo trabaja para el Vaticano; “hay qué desbaratar ese narcisismo egocéntrico que tanto daña”. Además criticó a la Curia, al referir: “es la lepra del Vaticano”(sic)

Existe una maligna intromisión de burócratas, a quienes Bergoglio se empeñará en deshacer.

Es valiente; recordemos las sospechas de que Juan Pablo I, fue asesinado por querer enmendar.

Hay sospechas de que en el Banco Vaticano (Instituto para Obras de Religión) hay manzanas podridas, y algunos gay, cuya presencia no puede seguir.

La Curia Romana significa un pesado fardo para los papas; de ahí la sorpresiva dimisión de su antecesor, Ratzinger, quien, con sapiencia y buenos deseos – por supuesto sin la intervención del Espíritu Santo – logró el nombramiento de Bergoglio.

En la entrevista mencionada habla “sin pelos en la lengua”; dice al mundo católico que en adelante gobernará para ellos (mil millones de fieles), “no para el Vaticano”; tratará de quitar ese egocentrismo que tanto ha dañado  a una institución llena de misterios, además de inescrupulosos duendes de la Curia Romana, que ahoga – con sus criminales tentáculos –  la Institución.

La Comisión formada por esos cardenales se encargará de reformar al Banco, transparentando los fondos con que cuenta; por lo pronto, el IOR publicó algo que no hacía desde su fundación hace 125 años: declaró públicamente el estado de sus cuentas; en adelante tratará de seguir informando a sus 18 mil clientes, del estado que guarda dicha empresa vaticana.

Desde ahora, el Banco Vaticano será revisado por esa comisión de cardenales dispuestos a reformarlo, obedeciendo la nueva política instaurada por Francisco. ¡Hossana!

 

 

Ultimas Noticias

Toques para Samuelito

Toques eléctricos, de esos de cantina, para Samuelito. Desde hace varios meses, el malabarista de las mentiras en Nuevo León, el gobernador... [Seguir leyendo]