Lo de hoy...
La información nunca está protegida

¿Hasta cuándo ?

¿Hasta cuándo veremos –por  parte de autoridades capitalinas– la desaparición  de esa lepra vociferante y altanera que ha decidido sentar sus reales en pleno Centro Histórico del D. F. ?

Y no sólo están acampando, con sus anti estéticas y malolientes carpas, sino que llevan a cabo acciones diarias, demostrando por doquiera sus faltas a la ley sin que exista una autoridad que decida parar sus desmanes, su vandalismo, su mugre y su lacerante molestia.

Los comerciantes, que son miles, han decidido salir también a la calle a protestar por los daños causados por ésta turba de malhechores que impunemente han cerrado sus fuentes de trabajo.

La verdad es que son intocables porque quienes está obligados a hacer cumplir la ley están de su lado; porque Mancerita está amarrado, ligado de por vida, a esa mafia de apátridas leguleyos llamados “asambleístas”.

Los malandrines “maestros” de la CNTE tienen un programa diario y distinto de actividades delincuenciales para desarrollarlas en calles y empresas de la ciudad de México; ayer les tocó sufrir a las dos grandes televisoras nacionales, Televisa y TV Azteca, que fueron “encadenadas” por una valla humana de mafiosos que tienen secuestrada a la capital.

Ya son cuatro meses que ésta ciudad padece ésta lacra social que daña y perjudica, sabiendo de su  impunidad, mostrándonos dos cosas, su inacabada – y sospechosa –  delincuencia, que se burla de las leyes, y su afán por continuar el desorden que lacera, que lastima, que enajena.

La Constitución es a diario violada, porque Mancerita y su equipo, que debieran contenerlos, han decidido contemplarlos, apapacharlos, lo que los hace engrandecerse, sentirse dueños de calles edificios y monumentos históricos; vaya ingenuidad de un Jefe de Gobierno que nos ha resultado una virgencita de la caridad, que parece arrobada ante sus deliberadas acciones.

Los mafiosos líderes magisteriales se sienten intocables; saben que sus presiones harán eco en las autoridades para conseguir sus propósitos;  impera en el D. F.  la ley de la selva.

La movilización callejera les ha rendido frutos;  en sus estados de origen han conseguido de nuevo ampliar sus prestaciones; recordemos que el SME (electricistas) han conseguido una pensión vitalicia de 15 mil pesos mensuales, conseguida por llevar a cabo acciones similares.

Esa es la justicia callejera que nos demuestra que en México, con salir multitudinariamente a las calles a hacer destrozos, pintarrajeando fachadas, quebrando vidrios, teniendo como rehenes a empleados de restaurantes y hoteles de esa ciudad, se gana más que cualquiera otra forma de peticiones; eso es lo que verdaderamente nos avergüenza; la mafia es quien manda.

La Constitución es letra muerta para los malandrines, porque las autoridades capitalinas han decidido ampliar las garantías sólo para ellos. ¿Hasta cuándo seguirá la capital de la República soportando ésta onerosa presencia de mafiosos con patente de corso?

 

Ultimas Noticias

Debate y posdebate

En el Mirador de Monterrey, Cienfuegos y Zambranorumian, por adelantado, su derrota. Después de la encuesta donde Claudia Sheinbaum aventaja a Xóchitl... [Seguir leyendo]

Nadie ganó

Había prometido no hablar del aburrido debate en lo que a desarrollo se refiere y seguiré con mi actitud, pero lo que... [Seguir leyendo]