Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Con la pena Don Jorge

Periodista decano en Monterrey, más de cincuenta años desempeñándose como cronista de la vida local a través de sus columnas. Escritor disciplinado, incansable, ni la enfermedad o la avanzada edad lo han podido detener. Fundó además la carrera de Comunicación del ITESM, en la cual fue su primer director. Director en su tiempo de El Diario de Monterrey, hoy Milenio. Sus merecimientos y distinciones son muchos, vastos tal vez.

Sin embargo, no obstante la enorme hoja curricular que Jorge Villegas escribió, forjándose un nombre en la prensa regiomontana, en la actualidad su actuar es errático y su credibilidad sigue cayendo por los suelos.

Al igual que su colega Armando Fuentes Aguirre “Catón” quien vio su prestigio dilapidado hasta la ignominia a causa de apoyar, y ser merolico a sueldo del tristemente célebre ex gobernador de Coahuila Humberto Moreira, Jorge Villegas sigue los pasos de aquel. Muy recientemente apareció en su columna “A Rajatabla” una minuta convenenciera, donde de una manera velada y disimulada, Villegas nos describe a un Fernando Larrazabal Bretón, alias “Caballo Negro” que no existe. Lo refiere como a un político de “altos vuelos” que resultó víctima inocente de gente inescrupulosa. Trata de justificar la caída en las preferencias del oaxaqueño, responsabilizando a “enemigos” que le montaron una trampa alevosa, aprovechándose de la falta de malicia y de recursos… ¡De su hermano, sí, el quesero Jonás!

Quienes hemos seguido de cerca la trayectoria política de este penoso personaje sabemos que Don Jorge se encuentra en las antípodas de la verdad. Sería absurdo no reconocer que la pluma de Villegas es de experiencia, luego entonces no se le puede otorgar el beneficio de la duda, en esta etapa final de su vida, lamentablemente la evidencia indica que es de pena. Al inventarle a Fernando Larrazabal cualidades y bondades que evidentemente no ya tiene, si es que alguna vez las tuvo, se revela ante el respetable como chayotero contumaz.

Pero tal vez Don Jorge no sepa, o ya no se acuerde de algunos datos: en octubre de 1997 hizo su arribo a las canchas políticas Fernando Alejandro Larrazabal Bretón, quien nunca pagó derecho de piso en las lides políticas. A invitación de su pariente político, el entonces alcalde Jorge Luis Hinojosa se desempeñó directamente como Secretario de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Ecología de San Nicolás de los Garza. Pero desde entonces empezaron las irregularidades ya que para la elección interna panista para elegir al candidato a la alcaldía nicolaíta en el año 2000, se permitió participar a Larrazabal a pesar de la notoria violación a las reglas de aquel tiempo, que imponían como requisito de los aspirantes el contar con una antigüedad en el partido de por lo menos 1 año, antigüedad que no tenía.  Así, con el apoyo de la antigua dirigencia del PAN encabezada por la conocida “Vieja cúpula”, Larrazabal fue alcalde de San Nicolás durante el trienio 2000–2003.

Posteriormente el ex secretario de Educación Pública, Reyes Tamez Guerra, -su compadre-, durante el sexenio de Vicente Fox hizo a Larrazabal director del Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas (CAPFCE) en 2004, con la misión de concluir la mega biblioteca Vasconcelos, en el DF, misma que registró deficiencias en su estructura.

Durante ese periplo, estando como Presidenta del PAN la hoy diputada Rebeca Clouthier, empezaron los hábitos negativos que después se desbordarían,  fincándole a este personaje responsabilidad por contratar para el CAPFCE a panistas que tenían como principal cualidad el ser consejeros estatales. La promoción del clientelismo neopanista ya estaba en marcha.

Desde entonces Fernando Larrazabal, con el apoyo de sus entonces incondicionales, encabezó una mecánica, una operación que se repetiría en prácticamente todo el panismo nacional, me refiero a las llamadas afiliaciones perversas. En Nuevo León, llegaron a tal nivel de descaro y desvergüenza que ello dio motivo para que prácticamente la totalidad de las candidaturas panistas en el 2012 fueran en el por designación del CEN nacional. Los otrora orgullosos padrones panistas ya no eran confiables.

Como Presidente Municipal de Monterrey el escándalo fue su tónica, primero, cuando a los 8 meses del inicio de su administración, se fue más de 20 días al mundial de futbol a pesar de estar pasando la ciudad la peor crisis de inseguridad de su historia, y en agosto del 2011, como colofón de una política de prácticas corruptas se dio la tragedia del Casino Royale, atentado que dejó 52 personas muertas.

Días después del trágico suceso, se hizo público un video donde aparece el hermano de Larrazábal, Jonás, recibiendo dinero de personal de este centro de apuestas, lo que sugiere que podría estar involucrado en la extorsión y el crimen organizado, y posteriormente se revelaron fotografías en donde aparece Miguel Ángel García (su leal y fiel escudero) entrevistándose con otro Sergio Gil, otro personaje, convertido a “casinero” y de muy oscuros antecedentes.

Recordemos, Don Jorge, como tanto el CEN panista como su dirigente nacional, Gustavo Madero, solicitaron a Fernando Larrazábal pedir licencia en lo que se llevaba a cabo la investigación y se deslindaban responsabilidades. Y que en respuesta a estas peticiones, el entonces presidente municipal rechazó pedir licencia a su cargo. Ante la negativa, distintos panistas plantearon a su líder proceder con la expulsión de Larrazábal, sin embargo, fue absuelto por la comisión de orden del CEN albiazul.

Después, y a pesar de que el CEN panista todavía lo “premia” con una candidatura al Distrito 10 Federal, este gana por un microscópico margen, y en donde se asegura que realmente lo perdió.

¿Y qué nos dice, Sr. Villegas de la información que hace un par de meses se reveló y en donde nos pudimos enterar que mediante prestanombres de modesta situación económica, Fernando Larrázabal, desde su cargo como alcalde de Monterrey, orquestó entre 2009 y 2012 una operación de beneficio personal con un terreno adquirido por su esposa, y en el que actualmente se encuentra una torre de seis pisos de departamentos? Cuando menos esto es un conflicto de intereses ya que sin excusarse logró que el cabildo cambiara el uso de suelo de un predio a nombre de su cónyuge, Eleonora Cárdenas Hinojosa, para construir un complejo habitacional en una zona de viviendas individuales, en la colonia Bosques de Satélite, al sur de Monterrey.

La Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos y el Código Penal del Estado establecen que incurre en una anomalía todo funcionario que intervenga en cualquier forma en la tramitación o resolución de asuntos en los que tenga interés personal, familiar y de negocios.

Larrazabal es socio con su primo Adrián Lafitte Bretón en la constructora Labre. La prensa local señala que su primo es señalado como su prestanombres, al igual que su sobrino Martín Reynoso. Ambos han hecho obras importantes en municipios como San Nicolás y Santa Catarina, y se cuenta que es dueño o tiene participación en no menos de 9 constructoras más.

Tiene casa de descanso en San Antonio Texas, y en sus años en la política ha tenido el don de la multiplicación de los panes, pues ha amasado una cuantiosa fortuna, y eso que en los últimos 16 años siempre ha sido servidor público. Ojo, mucho ojo, hay que hablar con la verdad Sr. Villegas.
wagova71@hotmail.com

Ultimas Noticias

Toques para Samuelito

Toques eléctricos, de esos de cantina, para Samuelito. Desde hace varios meses, el malabarista de las mentiras en Nuevo León, el gobernador... [Seguir leyendo]