Lo de hoy...
La información nunca está protegida

¿Surge un estadista?

Enrique Peña Nieto se está convirtiendo en un estadista; Churchill dijo alguna vez: “el político se convierte en estadista cuando empieza a pensar en las próximas generaciones en lugar de pensar en las próximas elecciones”. Eso es lo que pretende hacer el Presidente; de ahí el Pacto, piedra fundamental de todos sus esfuerzos reformistas; trae a todos los políticos en constante tarea donde convergen sus acciones como Jefe del Estado.

La presente Administración muestra otra cara muy distinta a la de sus antecesores; el Presidente de la República está empeñado en lo que él llama “mover a México” y vaya que lo está moviendo.

Los frutos que ese árbol – obsesivo en mover sus florecientes ramas para cobijar a los mexicanos – los veremos cuando menos en cinco años.

Las cosas que estamos reformando los mexicanos no las veremos algunos, porque la economía del país, y el marasmo adormilado y pragmático de los políticos, hasta hoy, se había dedicado a contemplar los problemas y tratar de resolverlos en lo inmediato, algo que nos había convertido en país dependiente, en lugar de hacer un alto y buscar lo posible, aunque sea a largo plazo.

México tiene talento; la sociedad no debe caer en inercias negativas; tenemos un Presidente empeñado en sacar adelante programas que, al aplicarse, serán un detonador para avanzar hacia un futuro promisorio. Ha transmitido a sus gobernados su afán por mejorar; en ese intento, la sociedad debe participar en sus programas; hasta hoy lo hemos logrado; el camino es escabroso; nada fácil; hay qué sacar del pensamiento de los mexicanos esa práctica descalificadora a toda acción de los políticos, sin analizar; salgamos de esa inercia negativa y letal.

Hay qué exigir claridad en las acciones del Gobierno; rendición de cuentas y sobre todo, atacar la corrupción, aunque la tarea se ve larga; creo que la sociedad sabrá aquilatar el esfuerzo renovador de la presente administración.

Tenemos un Gobierno que pretende sumar todas las ideas; somos una sociedad plural, pero que entiende que el equilibrio es la base del progreso; saquemos la casta; unámonos al esfuerzo por cambiar, de raíz, de un régimen proteccionista, escaso, perdido en fobias ancestrales e insípidas, a un sistema de logros en común.

No es fácil; intentémoslo; los líderes de los principales partidos políticos así lo han entendido.

Tienen la palabra todos, incluso aquellos acostumbrados al insulto y la arenga callejera que no genera nada más que un odio improductivo, laxo en ideas y cambios; los que se oponen siguiendo una inercia negativa, que sólo destroza y nada logra, deben colaborar en ésta tarea titánica que significa “mover a México”; desechemos el infundio y el ataque de ciegos a una piñata inexistente; que las fobias se conviertan en participaciones; dejemos de lado ese afán conservador que ve en los gobiernos sólo corrupción e impunidad; quienes piensan diferente, pero que apoyan el Pacto, harán progresar a las siguientes generaciones. Saludemos con beneplácito ese afán renovador, rectificador, dándole, cuando menos, el beneficio de la duda.

Ultimas Noticias

“Fufo” vuela

La Muerte, como personaje, es muy familiar para los mexicanos. ¡Algunos hasta la han santificado! No me atrae ese culto, porque implica... [Seguir leyendo]