Lo de hoy...
La información nunca está protegida

¿Quién será el presunto culpable?

No llegamos, aún, al umbral de las soluciones y ya estamos buscando a los culpables.

Y es mejor apresurarnos antes de que huyan, ¿o ya no están, precisamente, porque huyeron?

Es horrible pero en medio de la peor tragedia de la que los mexicanos tengamos memoria, por el momento, ya se perfilan algunos culpables.

La construcción de la Autopista del Sol comenzó en agosto de 1989, se concluyó en 1993 y la inauguraron ese mismo año Carlos Salinas de Gortari y José Francisco Ruiz Massieu, presidente de México y gobernador de Guerrero, respectivamente, en ese entonces.

La obra se realizó con fondos privados (?) y se concesionó al Grupo Mexicano de Desarrollo, se dice que lo encabezaba el señor Gerard, futuro suegro de Carlos Salinas, con una inversión estimada en casi 2 billones de pesos.

La autopista se encontraba bajo administración directa de la inversión privada con un convenio para su operación por 20 años, que ya se cumplieron (?) y fue entregada de nuevo al gobierno federal (?) a través de un contrato de prestación de servicios con el Banco Nacional de Obras y Servicios Banobras y se entregó a Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos (Capufe) en septiembre de 1998.

Debido a la geografía y a las condiciones climáticas de la región, SIEMPRE ha habido derrumbes a lo largo de la carretera, principalmente en los periodos de lluvia, por ello existan acciones PERMANENTES de mantenimiento.

Capufe trabaja intensamente en corregir las fallas de origen en su construcción, principalmente en las pendientes de los taludes.

Hay que agregar que en junio de 2007 Capufe notificó a la empresa Gutsa, encargada de la rehabilitación de 60 kilómetros del tramo, que había iniciado un proceso de rescisión del contrato, por el incumplimiento en la ejecución de la rehabilitación de la autovía.

Los trabajos, con un costo original de 335 millones de pesos y un tiempo de ejecución de 270 días, llevaban más de mil 200 días de retraso, es decir, apenas un avance superior al 30 por ciento, por lo que la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT) y Capufe reiniciaron inmediatamente las obras inconclusas en este tramo.

Desde entonces, Capufe se encarga de los trabajos que la autopista requiere, con la finalidad de ponerla en condiciones de servicio, calidad y seguridad en beneficio de los viajeros, asegurando el restablecimiento de tránsito.

Con el, pretexto de prestar un buen servicio, con calidad y seguridad y sumando las deficiencias de la Autopista del Sol, solo se ha creado un negociazo para que funcionarios corruptos se llenen los bolsillos de dinero.

Queremos preguntarle, a estos funcionarios corruptos, después de ver el tamaño de la tragedia, ¿pueden dormir y vivir tranquilos?

Desgraciadamente la respuesta es, sí.

francisaavedra@hotmail.com

 

 

Ultimas Noticias

Estado fallido

De acuerdo a San Wikipedia de las Colonias, dícese de “estado fallido”: “El término Estado fallido es empleado por expertos, políticos, periodistas... [Seguir leyendo]