Lo de hoy...
La información nunca está protegida

¿Nos va a beneficiar?

Estamos tan espantados y advertidos, que cuando algo nos suena maravilloso, es cuando de verdad nos va muy mal.

Algunos aún recordamos el anuncio triunfalista sobre el descubrimiento del segundo yacimiento más importante del mundo en el complejo Cantarell en aguas mexicanas del Golfo de México.

Durante la década de los 70 nos prometieron todo, nos pintaros como los nuevos ricos de este hemisferio, bueno, hasta nos sentimos como los jaques árabes latinoamericanos.

Y no queremos decir que no fue cierto el hallazgo, lo que no resulto cierto fueron la serie de promesas que los gobiernos en turno nos prometieron.

Es más al paso de los años, unos cuantos, los menos, se volvieron podridamente ricos gracias a las raterías directas a Pemex y a los negocios paralelos que arrojo la incipiente industria petrolera de esa época, la inmensa mayoría, los más, hemos estado viendo como disminuye nuestro poder adquisitivo, nuestro desarrollo y nuestro crecimiento.

Aunque no se justifica se entiende, porque como dice el dicho «el que riqueza llega a tener, loco se puede volver».

Y no, no se volvieron locos, se hicieron los locos e incumplieron las promesas.

Creció escandalosamente la burocracia, en especial la burocracia dorada. No se elaboró proyecto alguno y se olvidaron los controles, sobre todo el del crecimiento de la población.

Se abandonó al campo y no hubo planes y en vez de producir, cubrimos, hasta ahora, la necesidad de alimentos básicos para alimentar a la población, comprando en el exterior y los pocos excedentes de esa «riqueza» petrolera, se perdía en las cuentas bancarias de algunos funcionarios corruptos y en el océano de las necesidades del país.

El anuncio presidencial en torno a la propuesta fiscal busca aplicar y transparentar los recursos que se logren recaudar, con las nuevas medidas fiscales, en beneficiar a los que menos tienen y reafirmó su interés por atender, ¿ahora sí? las necesidades de los grupos vulnerables.

Pero como lo propone su proyecto fiscal, apretar, como debe ser, a los ricos de este país ¿no resultará contraproducente?

Tal vez no nos demos cuenta abiertamente de su malestar, pero seguro lo resentirán nuestros bolsillos, pues a diferencia del descontento de los jodidos que se expresa con plantones, manifestaciones y marchas, ellos con dar una instrucción, dañarían directamente al producto interno bruto.

O sea que los que poco sabemos de asuntos fiscales, económicos y hacendarios veremos qué pasará en el cabildeo en el Congreso, diputados y senadores, pero sobre todo, decidan lo que decidan, lo resentirá nuestra vida y la vida de nuestras futuras generaciones como ocurrió en el pasado reciente.

Lo que si logramos olfatear tras las palabras del Presidente Peña es que volvió al tablero de ajedrez y la presentación, de su propuesta fiscal es un movimiento maestro, a la Kasparov, para desactivar al inquieto número uno de este país, Andrés Manuel López Obrador como lo hizo con  su proyecto de reforma energética.

En la energética uso palabras de Lázaro Cárdenas del Río, el nacionalizador del petróleo y para la fiscal las propuestas de la izquierda, en especial las del tabasqueño.

francisaavedra@hotmail.com

Ultimas Noticias

Estado fallido

De acuerdo a San Wikipedia de las Colonias, dícese de “estado fallido”: “El término Estado fallido es empleado por expertos, políticos, periodistas... [Seguir leyendo]