Lo de hoy...
La información nunca está protegida

La paradoja de los 75 millones

Si los habitantes de Monterrey hemos pecado de soberbios y orgullosos, los vecinos de San Pedro Garza García, han creado en grado superlativo el snob ciudadano mexicano. Reconocido nacional e internacionalmente como EL municipio modelo, sin falsa modestia presume de su grandeza, y desarrollo; basta con consultar su portal de internet, www.sanpedro.gob.mx para leer lo siguiente:

“San Pedro Garza García es un pequeño «gran» municipio… hermoso valle que enorgullece y enamora a quien se acerca a ti. Visitar San Pedro Garza García es conocer un municipio ejemplar: grandes avenidas, espaciosos jardines, modernos corporativos. Un lugar de múltiples atractivos donde se mezcla la cultura y la diversión, donde la educación busca a todos los niveles, un municipio que se ha forjado, crecido y desarrollado gracias a su gente, quien a base de participación y lucha democrática, ha logrado consolidar generaciones de excelentes administraciones municipales.

Pero bien dice el refranero  “dime de que presumes y te diré de que careces” y en efecto, en San Pedro Garza García, el espíritu del refrán en cita pudiera describir justo lo que está sucediendo, dándose de esta manera una lamentable paradoja sanpetrina.

Al efecto, consultando al diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, encontramos que se define a paradoja  (Del latin paradoxus, y este del griego παράδοξος) como una idea extraña u opuesta a la común opinión y al sentir de las personas.

Con tanta buena fama ganada por parte de este municipio modelo, fama que llegaba hasta sus administraciones locales, es difícil de creer que actualmente, la otrora imagen pulcra y eficiente de San Pedro Garza García sea lo opuesta, puesta en entredicho, en franca crisis mejor dicho, por lo menos desde tres administraciones municipales.

Los actos de corrupción no son privativos de un país, familia o partidos políticos, empero si marcan un sello en aquellos lugares en los cuales las condiciones están dadas para que esta florezca. Lamentablemente, México en general no se ha distinguido precisamente por ser un país en donde las buenas prácticas de las autoridades (de todos los órdenes y niveles) florezcan o sean -por decir lo menos- consideradas como transparentes y apegadas a la legalidad;  pero no obstante esta mala fama, y contraria a nuestra endémica corrupción nacional, la vida administrativa y política en el municipio modelo sanpetrino ocurría sin aparentes mayores sobresaltos sobre el tema, ni trazas de sospecha sobre insanos hábitos públicos.

Pero a  fines de 2008, cuando Fernando Margáin Berlanga era alcalde de San Pedro Garza García, el Cabildo cerró las puertas a la posible instalación de un supermercado Walmart sobre la avenida Gómez Morín, esto en virtud de que la zona en donde se proponía instalar se encontraba proscrita para el establecimiento de proyectos de esa envergadura, pero en 2009 hubo maniobras nada claras en las que participaron como gestores de dicho proyecto socios de despacho Margáin Berlanga.

El ex alcalde de San Pedro siempre ha sido un hombre muy estimado, en gran medida gracias a su fino trato, pero en el caso de esta autorización es difícil de creer que Margáin ignorara la expedición del permiso de uso del suelo para la instalación del Walmart en Gomez Morin.

Este asunto hubiera quedado en la duda, para después simplemente olvidarse, pero no fue sino hasta el año pasado cuando se dio a conocer una investigación comenzada en el Senado de los Estados Unidos para investigar los sobornos pagados a funcionarios mexicanos por esta empresa explotadora de seres humanos y de la dignidad de las personas. The  New York  Times reveló que en 2005, Walmart de México realizó pagos por 24 millones de dólares a miembros del gobierno para obtener permisos de construcción en el país.

Inclusive ahora que el Lic. Margain ha manifestado públicamente su interés por participar en el posible proceso de elección de candidato a la gubernatura del Estado por parte del partido Acción Nacional, importantes personajes panistas de la localidad han declarado a los medios de información sobre su agrado en cuanto a las intenciones de Margain Berlanga, pero que antes sería bueno que se aclarara el tema de la autorización referida.

¿Y que le parece el caso de que el Municipio de San Pedro ha detectado hasta el momento irregularidades en 18 permisos de desarrollo urbano en los que estuvo involucrado Aldo Decanini, el entonces secretario de Control Urbano en la administración de Mauricio Fernández?.

Permisos ilegales, alturas de edificios excedidas y el incumplimiento en la cesión de terrenos, son algunas de las anomalías administrativas que autorizó ilegalmente  Aldo Decanini

Inclusive por las ilícitas autorizaciones de los edificios de departamentos Las Alondras, Strata, Lucena, Eva Condominio, Atria, Torre Miza, el estacionamiento de Innova Sport en Plaza San Pedro de Humberto Lobo y la Torre Tanarah, en la avenida Vasconcelos, el Municipio sampetrino denunció penalmente al exfuncionario municipal, prueba inequívoca de la ilicitud de la conducta del exsecretario, en relación a la expedición de permisos ilegales, más allá de que la denuncia penal proceda.

En la querella, donde se acusa a Decanini por el delito de ejercicio indebido de funciones, también se menciona a Joaquín Margáin, sobrino del exalcalde Fernando Margáin y quien se desempeñó como asesor jurídico del exsecretario de Control Urbano.

Por último, para finalizar este recuento de vergonzosos eventos, en días pasados se anunció el fin del conflicto legal entre el Municipio de San Pedro y los representantes de la “empresa” San Pedro Meters, quienes confirmaron haber llegado a un acuerdo económico con tal de que la primera renunciara a sus derechos de operar parquímetros en el casco municipal sampetrino.

Pero de todo lo que se ha revelado, ahora entendemos que el proceso de licitación para instalar parquímetros en San Pedro fue una simulación confeccionada para favorecer a un grupo de particulares.

La simulación inició cuando el Ayuntamiento en 2010, encabezado por Mauricio Fernandez Garza lanzó una convocatoria a modo para instalar parquímetros. El proyecto fue a la medida para una empresa llamada Iberparking, pero después  el proyecto cambió y entonces el Municipio revocó los acuerdos tomados.

De acuerdo con el acta que se encuentra en el Registro Público de la Propiedad, la empresa San Pedro Meters fue dada de alta el 4 de julio de 2012, esto es un día antes de que el Cabildo sampetrino revocara el contrato que otorgó en diciembre del 2010 al consorcio formado por Iberparking.

San Pedro Meters pertenece a Víctor Hugo de Anda Uribe y a su hermano Víctor Manuel de Anda Uribe, su hijo Víctor Hugo de Anda Chousal y a Cárdenas Siller, según el acta constitutiva de la sociedad.

Con muy apenas dos meses de haberse creado, el Cabildo reasignó el 7 de septiembre de 2012 la licitación a San Pedro Meters, y aprobando la instalación de 140 parquímetros en del casco municipal y la zona de Centrito Valle a San Pedro Meters, ante la inconformidad de los vecinos.

Pero al ver que no se solucionaba el problema y las autoridades le daban largas al asunto, San Pedro Meters, unilateralmente, es decir “a la brava” inicia el 2 de septiembre, la instalación de los parquímetros.

La instalación de los aparatos provocó la molestia de los ciudadanos, quienes iniciaron una serie de protestas por diversos medios para evitar que los parquímetros fueran instalados en las aceras de sus propiedades.

El municipio entonces hizo como que reaccionó, así que impidió y suspendió la instalación de los aparatos, e inclusive el Alcalde Ugo Ruiz contraatacó legalmente y denunció a San Pedro Meters por “daños al patrimonio histórico”.

Pero toda esa farsa llegó a su fin el pasado 13 de septiembre al finalizar el “pleito”  con la firma del convenio entre ambas partes con la aceptación de la empresa de recibir ni más de menos que 75 millones de pesos,

Nada mal para ellos, si se recuerda que cuando iniciaron las negociaciones con San Pedro la propuesta municipal rondaba por los 55 millones y los empresarios pujaban por 70 millones.

Pero, aún y ese convenio, el municipio de San Pedro pagó cada uno de los parquímetros instalados en la zona de Centrito Valle a más del doble de su costo real.

La empresa San Pedro Meters, con quien se firmó el contrato para la instalación y operación de estos aparatos, cotizó cada parquímetro a más del doble de su  valor.

Según los documentos que se anexan al contrato entre San Pedro Meters y la administración de Mauricio Fernández, se invirtieron 216 mil 174 pesos por cada aparato adquirido.

Sin embargo, la empresa había adquirido cada aparato a un precio unitario de sólo 96 mil 623.14 pesos, según pedimentos de importación y facturas comerciales que el periódico El Norte cita.

En el conflicto por los parquímetros en San Pedro solamente habrá un ganador en esta pelea: San Pedro Meters.

Una vez que el alcalde Ugo Ruiz consiga el dinero para pagarle a San Pedro Meters sus 75 millones de pesos, el Municipio será el que opere estos aparatos y obviamente cobre las cuotas a los sampetrinos.

Así  que como siempre, el ciudadano será el que tenga que pagar, y doble, pues pagará no solamente el costo del tiempo utilizado para estacionar sus vehículos, sino el precio pactado por la indemnización a una empresa fantasma y creada exprofeso únicamente para ilegal e inmoralmente enriquecerse unos cuantos a costa de los habitantes de San Pedro Garza García; aunque visto desde otro punto de vista, no nos inquietemos, pues tal y como ellos mismos lo presumen, San Pedro es el municipio más rico de toda América Latina, pero con esos nuevos “valores” que se han ido adoptando, valdría la pena preguntarse ¿por cuánto tiempo más lo será?
wagova71@hotmail.com

 

Ultimas Noticias

Estado fallido

De acuerdo a San Wikipedia de las Colonias, dícese de “estado fallido”: “El término Estado fallido es empleado por expertos, políticos, periodistas... [Seguir leyendo]