Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Ven la tempestad…

Tags:

Por: Obed Campos
De que estamos viviendo tiempos difíciles, no hay quien lo niegue. Se necesita estar ciego para no ver tantas dificultades que atravesamos los mexicanos y los nuevoleoneses.

Pero nunca falta un temerario que en afán de sacar provecho personal, y en pos de un proyecto claramente político, saca la cabeza.

Ahí tienen ustedes el caso de Juan Ernesto Sandoval, director del maltrecho Instituto de Control Vehicular, quien, cuchillito de palo, no dejó de trabajar ni un minuto del final del año que se fue.

Tanto, que en pleno 31 de diciembre, anduvo cabildeando personalmente con llamadas a directivos de medios locales de comunicación, especialmente de la tele, para que le armaran una rueda de prensa ya tarde ese día…

Sandoval había de aprenderse el refrán que dice que “ni tanto que queme al santo, ni tanto que no le alumbre”.

Todos sabemos cómo le fue a su antecesor, Pedro Morales Somohano en el ICV y también sabemos que las broncas y las irregularidades en esa institución no se han acabado… Y que cada vez hay por lo tanto más carros chuecos, cuateados y santificados que en muchos años en las calles.

Pero el afán de Sandoval nos recuerda a otro afortunado que también salió de la Canaco y se vino al gobierno a dirigir el área se seguridad.

En sus afanes de servirse y no de servir, recordamos las metidas de pata una y otra vez de Carlos Jáuregui.

Ojalá y Sandoval no cometa ese mismo error o si ya lo cometió lo enmiende.

Pero como usted bien sabe, acá en México no se castiga la incompetencia, tanto que lo que se ganó Jáuregui fue una beca, porque sigue cobrando como asesor en la nómina de la seguridad igual que tantos y tantos ex secretarios.

Así que, buena suerte Juan.

obedcampos@gmail.com

Ultimas Noticias

Claudia, su turno

Claudia Sheinbaum tiene una gran oportunidad en sus manos, la de establecer una relación cordial y negociadora con el empresariado mexicano. Ella... [Seguir leyendo]