Lo de hoy...
La información nunca está protegida

¿Solitos podemos?

Tags:

El Procurador de Justicia de Nuevo León, reconoció este jueves que hay un repunte en la violencia en el Estado, y nosotros precisaríamos que más bien en el área metropolitana. Contra las cifras alegres del avance contra la delincuencia, de pronto se agudizan crímenes, evidentemente relacionados con la delincuencia organizada. O mejor dicho, con los cárteles instalados, y al parecer enraizados en Nuevo León.

Ahora ya no sirve aquel viejo argumento conformista de dejar que se maten entre ellos. Aunque ese argumento nunca fue razonable, ahora menos, cuando una familia juarense llora todavía el asesinato a balazos de un niño de 11 años. Es obvio que las diferencias entre cárteles no se resuelven en un volado, sino con sangre. Si bien siempre es desafortunado el derramamiento de sangre, lo es más cuando se desangra a la sociedad inocente.

No podemos esperar que los grupos criminales tengan un mínimo de respeto para quienes no se involucran en sus asuntos. Podrían tener escrúpulos, pero en otras circunstancias. Aquí es claro que se trata de una guerra entre criminales. Y como lo hemos repetido hasta el cansancio, el campo de batalla es el espacio en el que la sociedad debe vivir, y donde espera vivir en paz. Así es muy poco probable que se pueda evitar la muerte de inocentes.

La situación es grave. No lo decimos por las cifras, que arrojan un saldo sangriento prácticamente a diario. Queda más que claro por las reacciones de parte de la autoridad.

El mejor indicador es la frecuencia de reuniones donde el tema es la Seguridad. Con o son la presencia del Gobernador; con todos, con algunos o con ninguno de los alcaldes; lo que llama la atención es la frecuencia. Que hubiera varias reuniones y tan cerca unas de otras, indica que hay problemas extraordinarios. Habla bien de las autoridades la organización de estos cónclaves locales. Significa que están conscientes de la gravedad del problema y de que intentan solucionarlo.

Otro indicador es la insistencia del gobernador, Rodrigo Medina, en convocar a la unidad. Ayer lo hizo de nuevo, y lo que muestra es que urge cerrar filas frente a esta nueva crisis de inseguridad. Aquí habría que señalar que se necesita mucho más que un llamado del Poder Ejecutivo para que los ciudadanos y las organizaciones políticas y civiles respondan. Es necesario antes ver una disposición real de parte del gobierno estatal, e incluso de los municipios, para reafimar una alianza social que se desmorona por los males que todos conocemos, que van desde la impunidad hasta la voracidad recaudatoria.

Así las cosas, y en medio de esta crisis evidente, lo menos que se espera desde el ámbito ciudadano es que el gobierno de la cara, ya no frente a los ciudadanos sino frente a los criminales. De las acciones que se hayan decidido en las reuniones que se han realizado, y de las que se decidan en las próximas, dependerá muchísimo la respuesta social. Es indispensable que sean las autoridades las que den el primer paso en esta unidad necesaria, pero que hasta ahora sólo a unificado a la sociedad en general como víctimas, tanto de los delincuentes como de las propias acciones de autoridades insensibles y socarronas.

Dice el Procurador de Justicia que la situación no llega a tanto como para solicitar ayuda a la Federación. Eso dice él, pero no sabremos si tiene razón hasta que notemos resultados. En otros tiempos, en otro gobierno, también se rechazó reforzar la seguridad con ayuda federal, y los resultados los estamos padeciendo. Por ocultar una crisis, sólo se logró agudizarla. Hoy la pregunta obligada es si podemos solos enfrentar esta violencia; o si debemos, solos, sobrevivir a ella.

ENFOQUE MONTERREY en Radio Beat, 90.1 FM
Lunes a Viernes a las 13 horas

Ultimas Noticias