Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Propósitos de Stephen Covey para el 2013

Tags:

Por: Eloy Garza
Entre los decesos de personalidades durante el pasado año 2012, destaca la uno de los mayores motivadores del mundo: Stephen Covey. Este devoto mormón de Utah, dedicó su vida a formar líderes y emprendedores de todos los niveles, desde pequeñas empresas hasta grandes corporativos. Su misión en la vida fue simple: enseñarnos a ser mejores personas.

Pese a las reservas que nos provocan los libros motivacionales, el que Covey publicó en 1989 (convertido rápidamente en best seller), nos ha servido a muchos para ser mejores emprendedores, padres de familia y ciudadanos. Se titula: Los siete hábitos de la gente altamente efectiva y ha vendido más de 30 millones de copias en el mundo.

Para Covey, a los seres humanos nos determinan, para bien y para mal, nuestros hábitos: forman nuestro carácter y definen nuestras vidas. Los hábitos predicen en buena medida nuestros triunfos y nuestros fracasos. Covey solía decir que una persona solo puede tener éxito en la vida y en el trabajo si aprende y desarrolla buenos hábitos.

En Monterrey es común que queramos tener éxito en nuestro trabajo haciendo trampa, robando o defraudando a los demás. Esos malos hábitos terminan por destruir la autoestima de la persona que los cultiva.

¿Y cuáles son esos 7 hábitos o paradigmas de los que nos habla Covey? En primer lugar, ser proactivo, animoso, emprendedor y responsable. El segundo lugar, emprender una misión o tarea con su final previamente dibujado en mente. En tercer lugar; aprender a deslindar lo principal de lo accesorio: cribar y priorizar lo que da sentido a nuestra vida: “lo primero es lo primero”, nos enseña Stephen Covey. O en otras palabras, primero lo importante y luego lo urgente.

El cuarto hábito nos induce a pensar en que todos ganemos: debemos explorar el beneficio mutuo; para que tú triunfes no significa que tu socio tenga que fracasar: la base es la convivencia positiva. El quinto hábito nos demanda respetar y comprender a los demás sin reserva, a fin de ser respetado y comprendido por los demás. Esta es la clave para las relaciones humanas.

El sexto hábito habla de esa palabra tan socorrida últimamente al grado de despojarla de su esencia original: la sinergia, el trabajo en equipo; juntar ideas diferentes produce mejores ideas y luego mejores acciones. Y el séptimo y último hábito es la renovación personal, buscar la mejora continua; renovarnos física y mentalmente.

Stephen Covey aplicó estos 7 hábitos a su vida personal al pie de la letra y luego publicó otro best sellers que complementaban el primero: El octavo hábito.

¿Qué nos deja para este año 2013 Stephen Covey como enseñanza principal? No perder el tiempo, cultivar siempre una meta que cumplir en la cabeza y buscar continuamente la mejora personal. Stephen Covey murió a los 79 años, pero sería bueno cumplir como propósitos de este nuevo año los 7 hábitos que nos enseñó para ser personas altamente efectivas.

eloygarza@yahoo.com

 

Ultimas Noticias

Pretextos y augurios

Vicente Fox condicionó la aceptación de una eventual derrota en las elecciones presidenciales de 2000 a que la votación del priista Francisco... [Seguir leyendo]

Mucho qué explicar

Perdón, pero como acostumbra decir el presidente López: “sin ofender”, cuando más lo hace, no estoy de acuerdo con todos los que... [Seguir leyendo]