Lo de hoy...
La información nunca está protegida

La ciudad de los perros

Tags:

Por: Oziel Salinas
La capital de México es un ciudad muy bella, pero esa belleza se pierde entre la melancolía y el desapego de quienes son afortunados de vivir en ella; es como esas lindas mujeres musulmanas cuya religión las obliga a taparse el rostro.

La capital permanece todo el año casi en la oscuridad; el sol sale poco y los días nublados son característicos en esa latitud;  constantemente está bajo una gruesa capa de contaminantes debido a los  millones de vehículos que transitan a diario en sus congestionadas  calles.

Hasta en la  década de los sesenta era una ciudad eminentemente globera y bicicletera;  el espectáculo de algunos panaderos que iban en “bici” cargando una gran canasta de pan para entrega a domicilio ha desaparecido; era común ver accidentes y broncas de tránsito por las bicicletas.

Expertos han declarado que en esa bonita ciudad existen – conviviendo con sus doce millones de  habitantes – la friolera de 24 millones de ratas y casi cuatro millones de perros callejeros.

Vivir en su caos de tránsito, donde siempre hay grandes estancamientos en su vialidad, por un choque, o por lagunas que aparecen tan pronto reciben un aguacero, es un viacrucis.

Y  ese afán de sus autoridades  que insisten en proveerla de segundos y terceros pisos, provocando grandes filas de coches por inacabables obras viales y del Metro.

Abundan marchas y plantones de cuanto reclamador se le ocurre llevar a sus huestes a la calle para protestar; desde hace 50 años que se usan las vialidades y el zócalo capitalino para ocuparlas con carpas y malolientes cobijas, casetas de cartón, sin importar la temporada de lluvia o el invierno.

Hace muchos  años que circulan por sus calles un promedio de siete marchas diarias donde se protesta por  todo lo imaginable; el campeón indiscutible de ésta situación es AMLO.

Ahora ocupan la atención de los chilangos unos perros “presuntos asesinos” – según las autoridades capitalinas – que mataron a seis personas por el rumbo de Iztapalapa, según dice el nuevo Procurador de Justicia , ante la anuencia de su Jefe, Mancerita, quien gobierna el D, F. siempre temeroso a broncas sociales.

Y allá van los grupos protectores de animales a clamar por la libertad de la perrada, asegurando que no son asesinos; las azoradas autoridades ceden; al parecer serán soltados en éstos días; la dificultad es que son de la calle; son patrimonio de los chilangos en búsqueda de asilo.

La Asamblea Capitalina legisló en tiempo récord un cambio al Código Penal que hizo salir de la cárcel  a 14 porros,  que destrozaron parte del patrimonio de la ciudad el pasado 1 de Diciembre: la misma que procederá a sacar a los 57 perros detenidos en las jaulas municipales.

Reaccionan como los católicos, que se oponen a las medidas contra conceptivas mientras el mundo se llena de niños, muchos de ellos destinados a ser “niños de la calle” y de contaminados por SIDA.

Vemos  a los chilangos en nuevas marchas y plantones para que liberen a la jauría de Iztqpalapa.

La temerosa y cobarde  autoridad capitalina cederá ante la presión mostrada por “la socedad”.

Seguramente veremos de nuevo esas jaurías deambulando por las calles, orinándose, llenando de excremento  la “ciudad de los palacios”, ya de por sí muy contaminada.

Así son los capitalinos; han mandado al carajo su – antes bello – entorno social;  ni modo.
ozielsh15@gmail.com

 

Ultimas Noticias

Pretextos y augurios

Vicente Fox condicionó la aceptación de una eventual derrota en las elecciones presidenciales de 2000 a que la votación del priista Francisco... [Seguir leyendo]

Mucho qué explicar

Perdón, pero como acostumbra decir el presidente López: “sin ofender”, cuando más lo hace, no estoy de acuerdo con todos los que... [Seguir leyendo]