Lo de hoy...
La información nunca está protegida

¿Cuatro izquierdas?

Tags:

Por: Oziel Salinas H.
Dicen los especialistas que la izquierda mexicana no se comporta como las nacidas en otras latitudes; aseguran que “hay muchas posiciones”, pero ¿cuáles son? No les entiendo.

Se busca combatir la desigualdad, derrotar la pobreza, designar recursos a clases más necesitadas, mejorar la educación, combatir el desempleo etc.

No concibo un Gobierno mexicano que no haya pensado en éstas cosas.

El movimiento político encabezado por AMLO y bautizado por éste  como MORENA, se apresta a ocupar un espacio en el arcoíris de nuestra incipiente democracia.

Aspira a ser un Partido más, el octavo, según nuestras cuentas, para ocupar un lugar en la fila de quienes se nutren de dineros públicos para surtirse a manos llenas en la fuente inagotable de recursos que – bajo el rubro de IFE – les asigna con fervor democrático a cada uno de ellos.

Cuando AMLO fue Jefe de Gobierno del D.F. se dedicó a buscar el aplauso, el ser muy popular; ejercía el cargo mediante una conferencia de prensa diaria, casi al amanecer.

El señorito Ebrard fue más de los mismo y Mancerita amenaza con una nueva como  falsa copia.

A nadie preocupa que el gurú de ésta nueva izquierda mexicana, lleve ya ocho años en constante peregrinación por la búsqueda del máximo poder de la nación: el Ejecutivo.

¿De dónde han surgido los millonarios gastos que hace éste señor? ¿Quién financia los pasajes de avión, auto o lo que sea para que “el “Peje” se traslade a los diarios mítines – que ha montado y actuado – a lo largo y ancho del país? ¿A quién rinde cuentas? ¿Dónde quedó la transparencia de que nos habla cotidianamente? ¿Cuál es la lógica de su “honestidad valiente”?

Habla de que gana 50 mil pesos mensuales en esa especie de colectivo político  bautizado como MORENA, pero ¿dónde están los recibos correspondientes y el pago de impuestos que ello implica? Son ocho años dedicados sólo a desarrollar ésta “tarea”; los gastos necesarios se nos antojan millonarios, pero nadie de la izquierda sabe cómo transparentarlos.

Para ser transparente, nos parece demasiado opaco; son ocho años y contando, ya que ha empezado de nuevo sus estereotipados periplos en afanosa búqueda del aplauso de sus eternos claques, las candilejas, las conferencias de prensa, sus manifestaciones multitudinarias y – sobre todo – la constante entrega física de su inconmensurable Ente político en búsqueda del “cambio verdadero”.

Su izquierda se ha desdibujado, no sólo por sus repetitivas palabras, o su mesianismo, que nadie le niega, sino porque no representa más que lo mismo: sus apariciones públicas, vertiendo odio y desconociendo instituciones  constitucionalmente fundadas; no pasa de eso, no se ocupa de otra cosa; al parecer, el pueblo ya “ni lo pela”; sólo unos cuantos idiotas que se han enamorado de su presencia rijosa, de su maloliente palabrería que vierte veneno y riega excresencias.

Las llamadas “izquierdas mexicanas” son más de lo mismo; institutos que buscan la ubre para nutrirse como hambrientos becerros de año.

Porque no es congruente lo que dice sobre la situación política del país, sobre la Administración pública y nuestros gobernantes, con lo que representan sus escamoteadas percepciones sacadas de  mágica chistera.

Ni modo; tendremos por delante un nuevo sacrificio qué aguantar, en ese inconmensurable chiquero que representan las fingidas actuaciones de éste sobredimensionado mesías.

ozielsh15@gmail.com

Ultimas Noticias