Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Cruzada contra el hambre

Tags:

Ayer el presidente Peña Nieto inició formalmente lo que él llamó Cruzada Nacional contra el Hambre. Si usted está en este momento esperando a que le sirvan un buen filete, o la modesta y tradicional “comida corrida”, tiene una idea de lo que es el hambre. Es decir, la necesidad biológica de comer. Es curioso que esa sensación que llamamos “hambre” se agudiza cuando estamos cerca del alimento.

Para entender este ambicioso sistema de programas oficiales contra el hambre, hay que ir un poco más allá de nuestra muy individual necesidad. A ese hambre que usted conoce, hay que añadir muchos factores que lo llevan a ser un azote social y una injusticia que, por desgracia, está generalizada en el mundo.

Imagine usted ese hambre que usted conoce, pero piense que no podría saciarlo hoy, ni mañana, ni durante meses o años. Imagine que para mantenerse medianamente vivo, tendría que alimentarse de cualquier cosa… Dije bien: ¡cualquier cosa! Imagine además que es padre o madre de familia, y que los pobres e insuficientes alimentos que logra conseguir, tiene además que hacer que se multipliquen para toda la familia.

Este es el hambre que el Gobierno Federal se ha propuesto combatir, y le aseguro a usted que no será fácil derrotar.

La Cruzada Nacional contra el Hambre no es una novedad como un programa oficial. Desde hace muchos años, en muchos países, se han librado esas batallas. Y hay que decir que han logrado avances, pero no una victoria definitiva. Por mencionar un país, está Brasil, bajo el gobierno de Lula da Silva.

Pero si nos ubicamos sólo en México, cada sexenio ha tenido ese objetivo en sus programas, pero pocas veces han tenido un éxito permanente. Más que nada porque suelen ser programas solo asistenciales, que asume un gobierno paternalista.

Es como las famosas despensas repartidas con tanta frecuencia en comunidades en crisis, o de bajos recursos. A esta ayuda oficial le falta mucho para ser integral. Hay que dar el pez, la caña, y enseñar a pescar. De otra manera, cuando se acabe la despensa, las cosas seguirán igual.

En esta ocasión, el Gobierno Federal parece iniciar su “cruzada” muy en serio. El Sistema Nacional contra el Hambre, creado ayer por Enrique Peña Nieto, no nace de las improvisaciones típicas de México. Se desprende y mantiene nexos con programas afines de la Organización de las Naciones Unidas. Incluye además sus propios esquemas de evaluación… Vaya, para hablar en términos locales, tiene su propio “semáforo del hambre”.

No fue casual que este monumental proyecto iniciara en Chiapas, un estado que en el siglo 19 fue independiente y que se sumó voluntariamente a la República Mexicana. Pero México ha sido muy ingrato con nuestros hermanos chiapanecos, y hoy mismo es una comunidad de enormes injusticias sociales.

Nos deja un poco de esperanza que en la ceremonia de ayer estuvieran prácticamente todos los gobernadores de la federación. El propio Rodrigo Medina, gobernador de Nuevo León, viajó hasta Chiapas para sumarse a la “cruzada”. Y en verdad nos interesa saber cómo se aplican los programas en Chiapas, cómo nuestros hermanos chiapanecos logran, por fin, superar un rezago social que arrastra desde hace décadas… Pero más nos interesa el ánimo y la disposición del propio gobernador Rodrigo Medina para abatir el azote del hambre en comunidades de Nuevo León, sobre todo en el sur del estado. Y usted y yo sabemos que también es un rezago que padecen por décadas, y ningún gobierno a podido o a querido corregir.

Mientras tanto… Que ya le sirvan a usted su filete, y ¡buen provecho!

Ultimas Noticias

De dientes afuera

Los partidos defienden la democracia, pero no la practican. La elección de Marko Cortés (PAN) y Alejandro Moreno (PRI), y la reelección... [Seguir leyendo]