Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Cárteles de importación

Tags:

Hace algunos años, cuando en Nuevo León apenas empezaban a aparecer crímenes terribles relacionados con la delincuencia organizada, el gobierno en turno se lavó las manos. Presumiendo una pureza moral en el Estado, se afirmó que los crímenes no eran en Nuevo León, sino que sólo venían a tirar los cadáveres.

Con el tiempo se demostró que no hay territorio blindado para el crimen organizado. Los crímenes fueron cada vez más frecuentes y más terribles, y lo peor, fue más que evidente que el problema estaba en casa. La intención de excluirse del problema fue una ceguera deliberada. Se perdió un tiempo precioso que pudo servir para sentar las bases de una estrategia a largo plazo, una estrategia que todavía no acaba de afinarse.

Aquella visión tan miope de la realidad, se repite ahora en el vecino estado de Coahuila. El gobernador Rubén Moreira dijo ayer que en Coahuila no hay cárteles, sino que llegan de afuera. Que además con esos grupos también se está importando toda la violencia y delitos que normalmente acompañan a esas actividades antisociales.

El gobernador de un estado tan golpeado por el crimen, tanto como el propio Nuevo León, hace una metáfora de protección civil y recomienda que para apagar ese incendio de la delincuencia, se debe apagar el origen de las llamas. Por supuesto, esto implicaría que para Moreira, la lucha contra el crimen organizado debería enfocarse a otros estados, no a Coahuila, ya que, según él, en Coahuila no hay cárteles.

Tan así piensa el mandatario vecino, que asegura que se ha prácticamente blindado la frontera interestatal entre Coahuila y Durango.

Por fortuna en Nuevo León no se ha repetido esta barbaridad. Ninguna autoridad ha cometido el despropósito de achacar a otro estado el origen de nuestro problema con la delincuencia organizada. Aunque se han aplicado programas de vigilancia carretera, no se blindan fronteras sino que se intenta garantizar la seguridad de los viajantes. Si en algunas zonas ha sido más intensa la estrategia, es más bien por el flujo de viajeros o por la estadística criminal.

Contra la respetable pero irresponsable opinión del mandatario coahuilense, hay que decir que en Coahuila existió y existe actividad de la delincuencia organizada, y sin duda muchos de sus miembros son coahuilenses. Que un cártel se identifique con algún estado, no debe dar pie para que se estigmatice a ese estado. Por supuesto, los cárteles se originan en algún lugar, pero eso no quiere decir que sea un aspecto representativo de ese lugar.

Las declaraciones de Moreira, que ojalá no tengan eco en Nuevo León, sólo ponen la nota regionalista en el problema. Por ahora, él tiene los ojos puestos en Durango, pero a estas alturas en cualquier momento puede voltear hacia Nuevo León. La política de aislamiento que prefiguran la declaraciones de Moreira, son más que desafortunadas, peligrosas. Porque esta situación violenta está generalizada en todo México. En algunas regiones es muy visible, en otras se mantiene latente, pero es un problema de todos los mexicanos.

Pero ante todo, hay que ser conscientes de que un cártel no tiene patria, ni chica ni grande. Por el contrario, es la destrucción de la idea de nacionalidad. Y poco ayudan opiniones como las de nuestro mandatario vecino, que, por supuesto, no es la opinión de nuestros hermanos coahuilenses.

ENFOQUE MONTERREY en Radio Beat, 90.1 FM
Lunes a Viernes a las 13 horas

Ultimas Noticias

Fanatismo y crimen

Como ya lo hemos explicado, el crimen organizado y el fanatismo religioso, a pesar de parecer fenómenos muy distantes en su naturaleza... [Seguir leyendo]

Tú o la 4T

¿Quién es libre, tú o la 4T? Eso es lo que nos jugamos este 2 de junio. Tú decides. Imaginemos por un... [Seguir leyendo]

Color rosa intelectual

Es legendario que en Constantinopla, antes Bizancio y hoy Estambul, la diversión favorita en la capital del entonces flamante imperio cristiano era... [Seguir leyendo]