Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Al diablo con las citas de Bob Dylan

Tags:

Por Eloy Garza González:

Hace un par de meses pedí a “Barnes and Noble” el libro “Imagine” de Jonah Lehrer, un joven autor experto en neurociencia. Cuando por voluntad propia lo fui a recoger a una de las sucursales de McAllen, la dependienta me informó que no podía surtírmelo. Por motivos inexplicables el libro había sido retirado repentinamente, ese mismo día, de todas las librerías de EUA.

Indignado, investigué el motivo de estas confiscación bibliográfica hasta dar con la verdad legal: Jonah Lehrer, jefe editor nada menos que de The New Yorker, y neurocientífico de reputación en ascenso, se había dejado llevar por los excesos de su creatividad, hasta cometer un delito aparentemente menor: falsificó el remate de una cita de Bob Dylan en alguno de los capítulos de su obra.

El escándalo fue mayúsculo: Lehrer, uno de los más prometedores divulgadores científicos de Estados Unidos, de escasos 30 años, se hundió en la desgracia: fue vilipendiado por académicos e intelectuales, fue presionado para renunciar a su cargo en The New Yorker, lo rechazaron las editoriales que antes lo cobijaron como autor selecto y muy pocos de sus lectores habituales reconocieron haber sido cautivados alguna vez por sus argumentos claros y su prosa chispeante.

Cierto día, previo a la defenestración de Lehrer, pude hojear en “Barnes and Noble” su libro maldito, que no compré en su momento por simple flojera. Pero recuerdo casi al pie de la letra un párrafo que entonces llamó mi atención. Escribía Lehrer que la empresa Pixar construyó su edificio central ubicando las oficinas de trabajo creativo cerca de las máquinas de café y de las zonas de descanso, áreas donde más frecuentemente se genera el “insight” creativo.

Los estados mentales de divagación son excelentes fuentes de creatividad. Dejarse llevar por el subconsciente, pensar en distintas cosas a la vez, conocer diversas disciplinas, asociar ideas inconexas y no encorsetarse en ninguna especialización, fomenta de manera óptima la creatividad. La gente que más divaga es más hábil en la solución de conflictos, a diferencia de quienes se ajustan a tareas concretas y se limitan a procesar información ajena.

Jonah Lehrer es ahora un paria entre los círculos académicos de donde ha sido expulsado sin miramientos. Pero nadie negará que su cita de Bob Dylan con todo y su remate falsificado fue más creativa que muchos epígrafes fielmente transcritos de infinidad de académicos cuadrados y aburridos de universidades gringas y mexicanas.

Al fin y al cabo, como dijo Paulo Freire (y si no lo dijo tal cual expúlseme a mí también del paraíso intelectual) reproducir citas citables no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas. O sea, al diablo con el copyright.

Ultimas Noticias