Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Liébano y Rodrigo

Tags:

Por Eloy Garza González:

Hay empresas que cargan el sello de su dueño. Este es el caso de Gabinete de Comunicación Estratégica, que investiga tendencias de opinión pública para la toma de decisiones de gobierno mediante un centro denominado CATI (Computer Assisted Telephonic Interview Center). Para nadie es un secreto que Liébano Sáenz, ex Secretario Particular de Ernesto Zedillo durante todo su mandato, está detrás de cada encuesta que publica GCE, de la mano de Federico Berrueto.

Juntos, Liébano y Federico se han especializado en el análisis de la imagen y opinión pública de sus clientes así como en encuestas de salida y conteos rápidos durante la jornada electoral. Los conozco y se que son muy hábiles para diagnosticar el perfil de sus clientes. Me los presentó Rodrigo Medina en su campaña y luego fueron contratados por el actual Gobierno estatal para hacer sondeos de opinión, en especial sobre el impacto social en temas de coyuntura (whatever that means).

Desde entonces he comido ocasionalmente con Liébano; la última vez en el restaurante “La Escondida” en Monterrey. Nos pasamos la tarde hablando de Medina y luego deslizamos la plática al tema de los validos monárquicos. En México, un Secretario Particular es lo más cercano a un valido real, y sin duda, el más parecido a Liébano es el hombre de confianza que tuvo Felipe IV durante la primera etapa de su malogrado reinado de 44 años. Liébano No dudó un segundo en responderme: don Gaspar de Guzmán, Conde-Duque de Olivares, duque de Sanlúcar la Mayor, conde de Arzarcóllar y marqués de Heliche.

En efecto, ambos, Liébano y don Gaspar, gozaron del aprecio de sus superiores, dominaron la escena política hasta plantearse una reforma política de fondo, pero tuvieron que entregar tarde que temprano el poder. Hasta aquí la comparaciones, porque el Conde-Duque debió exiliarse defenestrado y deprimido a su señorío de Loeches, y Liébano siguió gozando del beneplácito real dos sexenios más tarde. Y sigue la mata dando.

Puntualizados estos antecedentes, no me sorprende los resultados que el propio Liébano presentó hace algunos días a cuenta de la Encuesta Nacional 2012. El documento consigna con pelos y señales que el Gobernador Rodrigo Medina es uno de los Mandatarios peor calificados por sus propios ciudadanos. De una pregunta maliciosa (“¿Le confiaría a su gobernador las llaves de su casa?”) sólo el 16.3 por ciento le dio a Rodrigo una calificación de 9 ó 10. Muy bajo.

Traigo a colación un dato: Liébano fue cuestionado en algunos medios y organismos nacionales por una supuesta manipulación de las encuestas de su Gabinete de Comunicación Estratégica. En especial, por haber publicado una tendencia electoral excesivamente favorable a Cocoa, la hermana de Felipe Calderón cuando se postuló como candidata del PAN al gobierno de Michoacán. Esta Encuesta Nacional 2012 puede ser un desagravio personal a tantos ataques a su persona al punto que se llevó de encuentro la reputación de Rodrigo Medina. GCE podría lavarse las manos de estas acusaciones con un simple cliché: somos más amigos de la verdad que de Platón y si los resultados así salieron, así se publican.

Pero no es la primera vez que los resultados de las encuestas de GCE salen desfavorables a Rodrigo Medina: me consta porque yo las ví y hasta las pagué. ¿Por qué entonces no las publicaron en aquellas ocasiones? ¿porqué todavía era su cliente Rodrigo Medina y el gobierno de Nuevo León? No especulo: sólo pregunto.

Lo cierto es que don Gaspar de Guzmán nunca retornó al poder y murió casi desterrado en la ciudad de Toro, procesado por la Inquisición, y Liébano Sáenz sigue en el candelero del poder, con una fuerza que ya la quisieran muchos políticos-intelectuales, parecidos a él. Y sepan que no es sólo cuestión de suerte, sino de envidiable astucia personal.

Ultimas Noticias

Claudia, su turno

Claudia Sheinbaum tiene una gran oportunidad en sus manos, la de establecer una relación cordial y negociadora con el empresariado mexicano. Ella... [Seguir leyendo]