Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Inseguridad; herencia maldita

Tags:

Oziel Salinas H.
Ayer sesionó el Consejo de Seguridad Pública en el cuál, el Presidente Peña Nieto dio a conocer su programa para atacar con resultados positivos ese mal que nos aqueja: la inseguridad rampante que se nos presenta con su cauda de muertos, robos, secuestros y chantajes.

Por fin vemos que las autoridades se disponen a atacar esa plaga con planes definidos; Peña Nieto esbozó su programa para enfrentarlo con inteligencia, elaborando planes y su correspondiente seguimiento para alcanzar resultados a mediano plazo.

Así se deben hacer las cosas, sobre todo, aquellas que afectan a la mayoría de la población, como es la inseguridad. Es tiempo de unir fuerzas para atacar ese mal; la sociedad debe cooperar con su apoyo el plan de las nuevas autoridades. México debe dejar atrás las improvisaciones; tratar de resolver el problema y  acercarse a su solución; pienso que hubo  nula “vibra” entre quienes condujeron la pasada Administración.

Faltó  planeación y vimos una escasa coordinación entre quienes condujeron el Estado.

En su discurso, el Presidente Peña señaló sus planes, donde intervendrán varias secretarías; divide el país en cinco zonas, donde se atacarán los problemas de inseguridad con planes definidos y plazos de entrega de resultados; habrá policía única; con mandos definidos y cooperación de las fuerzas de seguridad en los estados. La participación y comunicación deben permanecer sin distingo alguno.

Lo primero es planear; las estadísticas son aterradoras; se recibe un país con una insólita cauda de muertos y desaparecidos que algunos calculan son 70 mil; las dos terceras partes de la población ha sido testigo o parte dolorosa de ese infamante flagelo. Según estadísticas del INEGI, uno de cada tres hogares mexicanos ha sufrido  la violencia, organizada o no.

Eso debe frenarse, y el Presidente Peña lo enfrenta con planes específicos y plazos determinados; aplicando todo el poder de nuestras instituciones y apelando al apoyo de la sociedad; el resultado del Gobierno anterior, en su  lucha contra el crimen organizado, no tuvo resultados satisfactorios.

Peña Nieto está trabajando, no filmando ni apareciendo sólo para que lo vean los mexicanos; sabe que la terea de gobernar es agobiante y se dedica a gobernar al país; sin búsqueda de aplausos intrascendentes o elogios que obnubilan la mente. Sabe también que tiene enemigos gratuitos.

Debemos – todos – apoyarlo en su cruzada por mejorar a México; dejemos atrás desavenencias propias de campañas políticas que han quedado para la historia; sumémonos a su llamado a erradicar males que amenazan con hacerse crónicos; olvidemos el odio de quienes no saben perder; dejémoslos rumiando sus derrotas, sus falsedades, sus mitos, sus atávicas formas de búsqueda del poder; olvidemos  sus utopías, sus fobias; ahí – precisamente – se quedarán estancados.

El actual Gobierno suma y desea sumar voluntades, no derramar lágrimas por no haber cumplido; Peña Nieto desea transformar al país y tiene otra estrategia, una nueva  forma de tratar de resolver las cosas; desea que participemos a su lado, olvidando disputas que sólo atrasan los programas.

El único pecado de Peña Nieto es haber triunfado en elecciones limpias y equitativas; también; hay qué afirmarlo; tiene enemigos gratuitos que se sienten frustrados por su indudable triunfo electoral.

Hay personas que lo odian, sólo  por odiarlo; plantados en la falacia de que no debió alcanzar la Presidencia “porque no lee libros”; olvidando que es el jefe de las Instituciones federales.

Olvidan también que no se ha dedicado a denostar a quienes son “contreras por vocación”, por contrario, los respeta y sólo desea que lo respeten, que lo entiendan, que se sumen a su trabajo al frente del Gobierno democrático que encabeza; que desea conducirlo a estadios de superación.

 

Ultimas Noticias

Estado fallido

De acuerdo a San Wikipedia de las Colonias, dícese de “estado fallido”: “El término Estado fallido es empleado por expertos, políticos, periodistas... [Seguir leyendo]