Lo de hoy...
La información nunca está protegida

En memoria de Dickens

Tags:

Por Eloy Garza González:

Mi infancia no fue desdichada pero como casi todos los niños, estaba ansioso por crecer. A mi edad me daba cuenta que los adultos tienen todos los derechos; son dueños de si mismos, pueden vivir sus vidas como se les antoje y como quieran: para eso son mayores.

Un adulto que es infeliz tiene la libertad de comenzar su vida en otra parte, con otra gente, bajo otros hábitos, a partir de cero: recomenzar hasta el infinito. Pero un niño que no es feliz está condenado a la impotencia; tiene claro en su mente que es infeliz pero no puede expresar esa infelicidad con palabras, ni con frases.

Y lo que es peor: algo dentro de él (que no termina de comprender ni de asimilar por entero), le impide poder dudar de sus padres o de quienes lo hacen sufrir.

Cuando un niño no es amado y sufre, cree que él es el culpable; supone que él es único responsable de su propio sufrimiento y eso es muy grave porque la vida se lo cobrará caro.

De todas las injusticias de la humanidad, la injusticia hacia los niños es la peor, la más despreciable, la que menos debe tolerarse, porque deja huella y heridas que no cierran.

La vida no siempre es justa y nunca lo será. Vivir la vida no es fácil, es dura, y es importante que los niños aprendan a endurecerse para que puedan enfrentarse a ella. Pero cuidado: endurecerse no significa volverse insensibles; endurecerse no es perder la sensibilidad.

Por una especie de extraño equilibrio biológico, aquéllos que tuvieron una infancia difícil están generalmente mejor dotados para enfrentarse a la vida adulta que aquellos otros que disfrutaron de protección o de un exceso de cariño.

Es una especie de ley de compensación.

Si quienes leen estas líneas tienen hijos, espero que los quieran y que ellos los quieran a ustedes. En realidad, ellos los van a querer si ustedes los quieren, si no, traspasarán su amor o su afecto o su ternura o su apego, a otras personas o a otras cosas.

Porque la vida está hecha de ese modo: no podemos vivir sin querer ni ser queridos.

Ultimas Noticias

Fanatismo y crimen

Como ya lo hemos explicado, el crimen organizado y el fanatismo religioso, a pesar de parecer fenómenos muy distantes en su naturaleza... [Seguir leyendo]

Tú o la 4T

¿Quién es libre, tú o la 4T? Eso es lo que nos jugamos este 2 de junio. Tú decides. Imaginemos por un... [Seguir leyendo]

Color rosa intelectual

Es legendario que en Constantinopla, antes Bizancio y hoy Estambul, la diversión favorita en la capital del entonces flamante imperio cristiano era... [Seguir leyendo]