Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Una turbia transparencia

Tags:

Este jueves, los comisionados de transparencia en Nuevo León comparecieron ante diputados locales. Aunque hay que hacer una precisión: para la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información no fue una comparecencia, sino una mesa de trabajo, una simple reunión. Así lo aclararon antes de aceptar esa invitación. La aclaración se oye muy soberbia para miembros de un organismo que, aunque sea fiscalizador, es de representación ciudadana y que, además, llegó al Congreso a pedir dinero… más dinero.

Eso de los recursos es justamente uno de los cuestionamientos que recibieron los comisionados. Para algunos diputados, la Comisión es demasiado cara comparada con los resultados de su función. En esta mesa de trabajo con sabor a comparecencia, se llamó la atención sobre los gastos de los comisionados, y algo bastante curioso. Resulta que la Comisión es tan generosa que hasta los suplentes reciben su sueldo, y muy buen sueldo.

También se reclamó a la Comisión que, con todo y transparencia, luego se realizan sesiones en privado. Tal vez la ley lo permita, pero no deja de ser una contradicción con la naturaleza misma de una comisión de transparencia. El Comisionado Presidente, Guillermo Mijares, reconoció que esas sesiones de escritorio son por comodidad. Y al margen de lo que opinen los diputados, hay que decir que eso de ser comisionado de transparencia es un muy buen trabajo donde se recibe un sueldo alto, se trabaja de manera de no incomodar a los comisionados, se les pagan viajes y viáticos, y hasta los suplentes reciben sueldo nada más por estar en la banca.

Y no hablemos de la elección del actual comisionado presidente, que no fue nada transparente, al menos se notaron bastantes fricciones internas. Fricciones que es muy probable que sigan vigentes, ya que aunque a la no comparecencia sino visita de cortesía al congreso, asistieron los comisionados como convidados de piedra, porque Mijares fue el único que respondió a los diputados.

Para rematar esta no comparecencia, sino reunión, el Comisionado Presidente todavía tuvo la puntada de solicitar un aumento al presupuesto para el próximo año en el orden del 40 por ciento de lo que ya perciben. Se queja Mijares de que en años pasados no se les ha concedido un aumento.

No podemos negar que la función de una comisión de transparencia y acceso a la información es más que necesaria. Sobre todo en el flujo y destino de los recursos públicos, que en Nuevo León sigue siendo un asunto más turbio que opaco. Tal vez esta comisión haya tenido algunos aciertos, pero la verdad es que la poca transparencia en los organismos públicos sigue estando vigente. Esto significa que la Comisión no está funcionando, o no lo hace con eficiencia. Y si a eso añadimos que la propia Comisión es bastante floja para explicar el uso de los recursos que maneja, pues todo indicaría que o los comisionados no están capacitados ni son adecuados para su función, o que se ha convertido en un pequeño feudo de poder, a la manera de los grupos políticos.

En cualquier caso, no se justifica un aumento en el presupuesto, si hasta ahora no han sido ni claros y austeros en el manejo de los que ya tienen.

La propuesta de algunos legisladores de desaparecer la Comisión podría ser un tanto exagerada, pero tal vez sea necesaria. Como están las cosas, no se pueden dilapidar recursos públicos en una instancia fiscalizadora que ni siquiera puede fiscalizarse a sí misma.

ENFOQUE MONTERREY en Radio Beat, 90.1 FM
Lunes a Viernes a las 13 horas

Ultimas Noticias