Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Ultimátum juarista

Tags:

Ayer, el alcalde de Juárez, Rodolfo Ambriz, reiteró que hará una profunda limpia en la administración municipal del municipio conurbano de Juárez. En sus palabras, intenta armar un equipo de trabajo con personal operativo y eficiente. Para esto, está invitando de la manera más atenta a que los “aviadores” se presenten voluntariamente para que los corran, pero de buen modo. Es decir, que se les finiquite sin tener necesidad de emprender acciones legales contra ellos.

La empresa que se echó a cuestas Ambriz será faraónica. Juárez, secuestrado por el crimen organizado, ha estado dentro del área metropolitana como un lunar. Aunque hacia esa zona se ha impulsado un importante desarrollo urbano, las bondades que trae la inversión se han esfumado ante la inseguridad que asfixia al municipio. Y todo ha sucedido a ciencia y paciencia de varias administraciones municipales.

Con este bagaje histórico, es evidente que se arrastra una “fuerza aérea municipal” que hubiera envidiado el gobierno de Busch cuando desplegó su ofensiva en Irak. Y considerando que en las anteriores administraciones hubo una evidente continuidad, se puede entender que se fuera engordando la nómina desmesurandamente, sobre todo para los recursos que se perciben, y para la recaudación directa del erario municipal.

La historia de la pésima, o de plano ausente recolección de basura, ya era un caso vigente en Juárez, muchos meses antes de que pusieran en evidencia a municipios endeudados como Guadalupe y Santa Catarina. La deficiente y muchas veces sospechosa seguridad pública, data desde hace todavía más tiempo. Y se dieron casos en que la policía de Guadalupe tuvo que entrar al quite cuando los policías de Juárez no aparecieron por ninguna parte.

También hay que recordar que las empresas constructoras, las que apuntalaban el desarrollo municipal, vivieron horas negras. Los nuevos fraccionamientos sufrieron robos, acoso, y hasta invasión de grupos de delincuentes. Los propios colonos dudaban en establecerse el Juárez.

Hasta la fecha, Juárez ha avanzado en el desarrollo económico y social con paso muy vacilante, cuando no ha incluso retrocedido. Algo inaceptable en un municipio conurbano, que implica la posibilidad de un avance conjunto y uniforme, aprovechando así las ventajas de estar dentro de la zona metropolitana. Pero no. Juárez ha estado aislado, e incluso ha sido un dique para que las ventajas de ser metropolitano puedan llegar también hasta Cadereyta.

Ahora, Rodolfo Ambriz intenta dar “borrón y cuenta nueva”. Como intento es muy loable, pero no se debe caer en en el vicio tan generalizado de la impunidad. Si se quiere realmente limpiar la casa, hay que recoger la basura y ponerla en el basurero. Eso de negociar con los “aviadores” es inadmisible. Se está tratando a personas que literalmente robaron al erario como si fueran honestas.

Definitivamente, limpiar el municipio de Juárez, no debe hacerse sólo por encima. Hay un enraizado enorme de corrupción que debe arrancarse, debe eliminarse, debe castigarse. Y si durante años la corrupción ha asfixiado al municipio, a sus habitantes, el alcalde no se puede dar el lujo de negociar, ni tiene derecho para hacerlo.

ENFOQUE MONTERREY en Radio Beat, 90.1 FM
Lunes a Viernes a las 13 horas

Ultimas Noticias