Lo de hoy...
La información nunca está protegida

UACM

Tags:

Oziel Salinas H.
La Universidad Autónoma de la Ciudad de México es otro de los partos con anestesia general recetados por el Caudillo del Sur, AMLO, a esa perredista ciudad.

Nace debido al populismo desbordado que usó durante su mandato como Jefe de Gobierno del D. F.

Un proyecto original de Cuauhtémoc Cárdenas que hizo suyo el “Peje”, quien por ello, se siente culto, además de sus cualidades  mesiánicas que todos conocemos.

Ahora llevan casi tres meses en huelga loca, recorriendo calles, bloqueando avenidas y destroncando la vialidad en ese coto de las izquierdas mexicanas.

Representa -sin duda- otra más de las tribus en constante peregrinar por destroncar nuestras instituciones; algo parecido a su sucedáneo en marchas, el SME.

En diez años de existir éste instrumento político se han graduado de “Licenciado en no sé qué”  51 alumnos, al tiempo que se han gastado, con cargo a la Tesorería de la ciudad, casi nueve mil millones de pesos en su manutención. Nos sale caro el juguetito de las izquierdas.

Eso arrojan los fríos números, pero a la vez, demuestra la eficacia de quienes se ostentan como directores o rectores de ésta curiosa forma de abordar problemas de quienes gobiernan el D. F.

Un bastión político que responde a una de las tribus que conforman el entramado social de la ciudad y que son usados para llevar gente a los mítines convocados por AMLO.

Una institución que tiene más instalaciones y edificios que graduados.

Los casi 900 millones de pesos que se gastan en ésta Universidad han servido para nada; no podríamos esperar lo contrario de una institución que es completamente gratuita y que no se exige un examen de admisión; ahí medran muchos cuadros del trasnochado perredismo.

Para la actual Rectora Esther Orozco “esa Universidad es un fraude” (….) “no se da formación de estudiantes” (….) “nadie se hace responsable de nada; la toma de decisiones es lenta; no hay estructura; pocos estudiantes se gradúan; una práctica docente que fomenta la abulia y el desinterés”

El conflicto nace cuando la Rectora dio a conocer datos sobre el magro  egreso de estudiantes, lo que desató la inconformidad de cientos de indignados fósiles que piden su destitución.

En escala del 1 al 10, tales estudiantes alcanzan, según criterio de la Rectora un pobre 2.5%.

En ese coto perredista se fomenta la no responsabilidad en el desarrollo de sistema educativo, de ahí la inconformidad de estudiantes y profesores, quienes se alebrestaron al hacer la Rectora públicas declaraciones sobre tan escaso nivel académico.

Ahí se reparten las plazas para maestros en forma discrecional, de acuerdo con apoyos políticos; el Sindicato de profesores y trabajadores es quien manda de acuerdo a lo declarado por el primer Rector Pérez Rocha.

Son 1810 los miembros de la docencia, la  administración  y el mantenimiento de instalaciones

Verdaderos porros que se están burlando no sólo de esa Universidad, sino del pueblo mismo.

Una medalla más para ostentar en el pecho, de quien se dice pertenecer a “los puros y honestos; únicos capaces de cambiar a México”.

Ultimas Noticias