Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Póngase aceitito, para la piel sensible…

Tags:

Por: Omar Elí Robles
Los viejos priístas aguantaban de todo…

Y de todo, quiere decir, de todo.

Si no eras el Presidente de la República o el Gobernador de tu estado, eras el pato favorito de los tiradores.

Los periodistas, autocensurados por conveniencia casi siempre, desquitaban su furia contra los funcionarios menores.

Me recuerdo que Héctor Lechuga y Chucho Salinas contaban en IMEVISIÓN, que era la cadena oficial de televisión, que Hugo Cervantes del Río, entonces titular de la CFE, salió a bailar en calzoncillos a la azotea de su casa una vez que se vino un aguacero tremendo… y los dos bailaron para explicar de bulto.

Uno se carcajeaba de ello…

Ni modo de pillar, porque para llegar más lejos hay que tener la piel gruesa, rugosa…

Llorar es renunciar, porque das el flanco… saben en dónde duele y te acaban.

Claro, si el susodicho escalaba hasta la Presidencia, se acababan las bromitas y se olvidaban las pasadas.

Díaz Ordaz dejó de ser llamado “El Pozole” (Puro hocico y oreja)… ya no se podía, porque llegó hasta el Olimpo.

Cambiaron mucho las cosas…

Ahora, hay priístas a quienes todo les duele… Y panistas también, claro…

Es una generación que no se acostumbró todavía a que el sagrado ejercicio del madreo, es algo que el ciudadano cree tener como patrimonio.

Dejarse madrear es crecer, en serio…

Las plantas crecen con la lluvia…

Aguantar el chaparrón es también aprovechar el riego.

www.red-crucero.com

 

Ultimas Noticias