Lo de hoy...
La información nunca está protegida

La chamba del Congreso

Tags:

Como era de esperarse, el gozo de asumir los nuevos cargos no duró mucho. Prácticamente en todos los municipios han encontrado con que las finanzas municipales van de malas a desastrosas. No podemos presumir que todo esto haya sido causado por malos administradores, o incompetentes o corruptos. Claro que en muchos casos ayudaron bastante a lograr esta crisis. Pero lo cierto es que todo se dio en un terreno muy bien abonado por factores ajenos a los municipios. Ni la economía estatal ha estado de lo mejor, ni el flujo de recursos federales. Además, los estragos del huracán “Alex” metieron freno a los proyectos municipales y estatales. Sin contar con que las campañas electorales distrajeron la atención y la intención de muchos funcionarios, y algunos suponen que incluso se distrajeron recursos.

En este contexto, se entiende perfectamente que sucedan casos como los de los municipios de Santiago y Santa Catarina, donde las finanzas están realmente mal. Si Víctor Pérez hace lo imposible por llegar a acuerdos y perfilar estrategias en Santa Catarina, Homar Almaguer tiene un menor margen de acción para hacer lo propio en Santiago. Por lo pronto, admitió lo que otros alcaldes no quieren hacer tan abiertamente: que el municipio está viviendo una de sus peores crisis económicas, si no es que la peor.

Lo interesante en el caso de Santiago es que el nuevo alcalde parece que no se va a andar con miramientos a la hora de fincar responsabilidades. Al menos eso dice ahora. Almaguer anunció que se hará una auditoría, y que se fincarán responsabilidades a quienes hayan causado esta severa lesión al erario municipal.

Debemos recordar que este caso es especial, porque como alcalde de extracción petista, no tiene compromisos políticos con el partido que lo antecedió en el poder… al menos todavía no. De esta manera tiene las manos libres para hacer lo que dice que va a hacer, que, insistimos, nadie nos asegura que acabe siendo una realidad.

El ejemplo de Homar Almaguer parecería un acto de voluntad social, moral y hasta política. Pero esto no es así. El Alcalde de Santiago no pretende hacer nada extraordinario. Más que una prerrogativa de un presidente municipal, se trata de una obligación. Así se reciba un municipio en crisis o en bonanza, se debe revisar exhaustivamente a la administración anterior y denunciar cualquier irregularidad.

Usted dirá que para eso está el Congreso del Estado y su revisión de las cuentas públicas, pero ya sabemos cómo se las gastan en el circo legislativo. El Poder Legislativo en Nuevo León, e incluso en México, más parece plataforma de los partidos que tribuna de los ciudadanos. Por eso es justo, es necesario y es oportuno que los propios alcaldes hagan la “chamba” del Congreso, que saquen la lupa y revisen minuciosamente la administración que reciben.

Si esperan a que el Congreso revise las cuentas públicas y exhiba, denuncie o castigue a los malos funcionarios, habrán de esperar sentados… y durante muchos, muchos años.

ENFOQUE MONTERREY en Radio Beat, 90.1 FM
Lunes a Viernes a las 13 horas

Ultimas Noticias

Claudia, su turno

Claudia Sheinbaum tiene una gran oportunidad en sus manos, la de establecer una relación cordial y negociadora con el empresariado mexicano. Ella... [Seguir leyendo]