Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Marchita primavera

Tags:

Por Oziel Salinas: 

Los originales miembros del curioso movimiento político estudiantil titulado #yo soy 132, andan desesperados por el curso que ha seguido su bodrio lanzado hace cinco meses en el seno de la Universidad Iberoamericana, dirigida por jesuitas de alto rango.

Sus maestros, duchos en la intriga y el descontento, nunca les prohibieron que salieran tumultuosamente a la calle gritando consignas hacia el entonces Candidato del PRI a la Presidencia de la República, hoy convertido en Presidente Electo: Enrique Peña Nieto.

Sabemos lo contaminado que está el ambiente en las calles de la capital, donde contemplamos a diario un promedio de ocho marchas de protesta de distintas organizaciones e ideologías.

El movimiento iniciado en la Ibero y bautizado erróneamente como “primaveral”, tratando de emular extraños movimientos en otros países, se encuentra ahora en una encrucijada, puesto que sus miembros cayeron bajo la nefasta influencia de la gente del SME, el Sindicato de la UNAM (comunistas de abolengo), del PRD, de los macheteros de Atenco y otros.

¿Cómo quitarse tan poderosa influencia de quienes a diario andan contaminando las principales avenidas de nuestra capital?

Carentes de ideología y muy cargados de odio hacia la persona de Peña Nieto, no podría ser de otra manera el destino que seguramente tendrá un movimiento lanzado al calor de la inmediatez, algo que retrata a sus mentores jesuitas, quienes se han dedicado siempre a sembrar redes de odio, tanto en su comunidad eclesiástica como en la sociedad misma.

Por acá en éstos lares; hace varias décadas arribó un selecto grupo de éstos curas, intentando atraer hacia verdaderos “valores” a matrimonios de la localidad, algunos consiguieron llevarse a las parejas de los incautos maridos, deshaciendo matrimonios; así se las gastan éstos vividores.

El movimiento #yosoy132 fenece a ojos vistas; sus originales promotores están a disgusto ante la andanada de patos que oscurecen su paso y desvirtúan sus ideales.

Así lo han manifestado, porque muchos se han salido del carril.

Aseguran que su órgano rector titulado pomposamente “Asamblea General Interuniversitaria” ha caído en contradicciones y politiquerías.

De ahí han surgido, según los cansados jóvenes inventores del movimiento, muchos que contaminan su original tesis, “se trata de mucho blablabla y cero operatividad; un asambleismo que no lleva a nada y malas compañías que han sepultado nuestra organización”, dice contrito y cansado Antonio Antollini, uno de sus más destacados miembros.

Ni qué hablar de los templetes, las cartulinas, los aparatos de sonido y la parafernalia usada por ellos en los mítines realizados en el zócalo capitalino, todo proporcionado por miembros del SME.

Así anda ahora la mal encaminada “primavera mexicana” que más parece un asolado invierno.

Ultimas Noticias