Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Los informes optimistas

Tags:

Los temas del Tercer Informe de Gobierno de Rodrigo Medina son más bien obvios. Con poner atención al “spoteo” oficial, tenemos una idea general de lo que se expondrá. No debemos ser tan puntillosos con el triunfalismo de los informes, ni el estatal, ni los municipales, ni el presidencial. Los informes de gobierno, desde hace décadas, son más bien una extensa argumentación que justifica al gobernante y a su administración.

El cambio si acaso ha sido en los formatos. Aunque siempre ha sido un documento para consumo interno, actualmente se expone también al público lo más destacado, sin detalles. Esto es una buena idea, porque aquellas largas lecturas, algunas transmitidas por los medios de comunicación en vivo, eran tan técnicas que resultaban inútiles. Nadie atendía, y nadie entendía, ni siquiera en el pleno del Congreso de la Unión durante el informe presidencial.

También hay que esperar más o menos lo mismo para después de los informes. Los políticos y líderes sociales afines al informante, dirán maravillas de lo informado. En cambio, los que no estén alineados, irán de la crítica seria al rechazo irracional. Esto es así. Es parte del ritual de cada informe.

Aquí en Nuevo León, se hizo un pequeño cambio en esta ceremonia. Ayer, antes de que se llegue la fecha del Tercer Informe de Gobierno de Rodrigo Medina, un grupo de legisladores panistas hicieron una exigencia. Ellos piden que el Gobernador incluya en su informe algunos temas que ellos llaman incómodos, como la inseguridad, la deuda estatal y la corrupción. Aunque más que incómodos deberían llamarle, trágicos y vergonzosos.

Los panistas actuaron por sistema, por oposición. No hay que esperar otra cosa de ellos. Pero tampoco hay que negar que tengan razón. Son temas que deben ser abordados con seriedad y objetividad. Junto con los grandes logros que se proclaman durante los informes, también deben señalarse los grandes rezagos e incluso los fracasos. Después de todo, los ciudadanos, los verdaderos destinatarios de los informes, podrán agradecer los logros que les benefician, pero son hipersensibles ante las carencias. Negarlas, o matizarlas, sólo resta credibilidad a los informes.

Y a propósito de seriedad y objetividad, tampoco fue muy oportuna la respuesta que dio el Secretario de Gobierno a la solicitud panista. Debería aceptar la misiva con sobriedad. El propio gobernador debe hacerlo. Eso de burlarse de la exigencia y turnarla al Gobierno Federal, no es serio. Tampoco ayuda mucho a la posible resurrección de una mesa de diálogo político que el propio Secretario de Gobierno debería impulsar. Además, una vez que se instale el nuevo presidente, esta vez de filiación priísta, ¿a quién le van a endosar las culpas?

ENFOQUE MONTERREY en Radio Beat, 90.1 FM
Lunes a Viernes a las 13 horas

Ultimas Noticias