Lo de hoy...
La información nunca está protegida

La Opinión Pública

Tags:

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Tienen razón quienes advierten que, en los tiempos modernos, no se había visto a nadie tan poderoso como hoy a Enrique Peña Nieto. Sobre todo cuando se paseó entre mandatarios de Centro y Sudamérica; Alemania, Inglaterra, Francia y los reyes de España. Ni a un presidente como Calderón que feliz por tenerlo cerca disputa con otros políticos hacerle favores a quien ocupará su lugar, al menos, en Los Pinos. Pero no solamente él, sino gobernadores del PRD y PAN; empresarios, industriales hacen fila para ser recibidos por el ejecutivo electo. No se equivocaron al vaticinar el éxito de sus reformas para, la posibilidad de, crecer casi al 7 por ciento al año. Es obvio: Lo vemos en el Congreso de la Unión que entre gritos y reclamos se aprueban leyes consideradas en su campaña. Incluida, claro la laboral, aún con sus bemoles. Nadie duda de la capacidad de su mano derecha, Luis Videgaray. Quien opina, analiza, abstrae, cuenta, verbaliza. Piensa en palabras y números. Permite leer y escribir, siempre debe rodearse de “adeptos, aunque sean ineptos”. Solo Videgaray, de su grupo de colaboradores, tiene voz y voto. Actúa como secretario de la presidencia.

Tal parece, como se dice, que el gobierno futuro quiere cerrar y expropiar el poder público, antes de asumirlo. No obstante, se olvida de quienes parientes de asesinados, desaparecidos. Hijos, padres, madres, esposas, hermanos, esperan una respuesta contundente para quien clama justicia. No queremos vivir en un país donde nos sintamos intimidados y aludidos. No obstante haber subido de siete mil a treinta y siete mil la fuerza federal de policía, no ha obtenido resultados positivos. Dice el INEGI que en 2011 se registraron veintisiete mil muertes violentas para sumarse a los sesenta mil homicidios. Es la fragilidad en la que está nuestra vida y la de los nuestros. ¿Qué hacer para que esto termine? No se trata de voluntad, acaso la habrá, sino de eficiencia. Los resultados no se han visto, ni se ha terminado con nada.

México reclama regresar de manera inmediata e ineludible a la gobernabilidad, al Estado de Derecho, al de las instituciones. Se debe recordar al que viene que la justicia, la libertad, la transparencia, la igualdad, la paz y la tranquilidad son una meta a la que todos tenemos derecho. Una obligación en la que no se tolere la perniciosa cultura de la impunidad. Que no se le olvide tampoco que vivimos en una depresión social que genera miseria: Sin salud. Sin empleo. Sin servicios públicos adecuados. Sin posibilidades de futuro. Con sueldo que detienen la muerte pero impiden vivir, solo es posible sobrevivir, no más. Recordarle al que asume en diciembre próximo que se requiere distribuir mejor la riqueza. Instaurar justicia. Acabar con políticos y banqueros ladrones. Ofrecer salud. Abatir la corrupción. Algo así como refundar un país. Porque mientras él y su equipo se empeñan en demostrar su fuerza en las cámaras y los sindicatos en burlarse de las leyes o aplicarlas a gusto, nosotros, la opinión pública, seguimos en espera a que el señor-todo-poderoso haga algo por México, y no solamente actúe en favor de un grupo.

carlosravelogalindo@yahoo.com.mx

Ultimas Noticias