Lo de hoy...
La información nunca está protegida

La corrupción no es de género

Tags:

La virtual alcaldesa panista de Monterrey, Margarita Arellanes, anunció una buena parte de su próximo gabinete. Es importante, porque está mostrando algo así como sus herramientas de trabajo, los alicates con los que pretende ajustar las desvencijadas tercas de la administración regia. Además es significativo que se integre una buena cantidad de mujeres a su equipo de trabajo.

Tradicionalmente, se cree que las mujeres son menos propensas a incurrir en actos de corrupción. Esto es un poco injusto para los varones, porque la corrupción no entiende de géneros. Individualmente surge de la falta de solidez en principios y valores aprendidos, primero en en el seno de la familia, luego en la socialización, y finalmente en el sistema en el que nos desenvolvemos.

Hay un ejemplo simple: la famosa “mordida”. Son tan corruptos el funcionario que la pide como el ciudadano que la da. Este tipo de corrupción funciona, porque el sistema no es lo suficientemente bueno como para detenerla. Y hay que decir que el sistema es imperfecto deliberadamente. Este simple y básico tipo de corrupción, significa un flujo millonario de dinero.

El que sean más o menos mujeres en la administración de Arellanes, no nos asegura que se va a acabar de golpe la corrupción, tan socorrida en todas las administraciones municipales. Tal vez signifique un avance significativo en la presencia femenina en la vida pública, pero no más.

Por eso es también importante la advertencia que ha hecho Arellanes. Dice que va a hacer exámenes de confianza a todo su equipo. Que todos los funcionarios de su administración deberán pasar por esas pruebas, sobre todo en las posiciones más delicadas como son Policía y Tránsito. Así que debemos suponer que ella misma se someterá a los exámenes.

Claro que debería darnos un poco de tranquilidad saber que todos los funcionarios de una nueva administración han sido evaluados. Pero sólo un poco de tranquilidad, no demasiada. Porque ya hemos visto que las pruebas no siempre son fidedignas. Si acaso debemos suponer que la administración empezará razonablemente limpia, y con la gente adecuada para cada cargo.

La parte frágil de las pruebas de confianza es que la corrupción deja de ser una decisión personal. Cuando el sistema se apoya en la corrupción, es difícil que funcione de otra manera. Eventualmente se tendrían que plegar a ese sistema. Además, y aunque se regulara con precisión de relojero la administración de Monterrey, el sólo contacto con otros municipios, con el estado, con la federación, con la delincuencia, con los intereses empresariales, domaría hasta al más honesto.

ENFOQUE MONTERREY en Radio Beat, 90.1 FM
Lunes a Viernes a las 13 horas

Ultimas Noticias

Pretextos y augurios

Vicente Fox condicionó la aceptación de una eventual derrota en las elecciones presidenciales de 2000 a que la votación del priista Francisco... [Seguir leyendo]

Mucho qué explicar

Perdón, pero como acostumbra decir el presidente López: “sin ofender”, cuando más lo hace, no estoy de acuerdo con todos los que... [Seguir leyendo]