Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Del oficio y de la nueva esperanza

Tags:

Por: Obed Campos
Les dije a los alumnos de la clase de Competencia Comunicativa de la Facultad de Psicología de la UANL que su generación, porque la nuestra ya no, es la que puede recuperar la paz en el país.

Los de mi edad, en todo caso, estamos más empeñados en la supervivencia y, ahora sí, en la feroz competencia de un estado de derecho ausente, dormido o muerto en el que prevalece la Ley del Más Fuerte. La ley de Poderoso Caballero, Don Dinero…

Don Dinero, ese demonio tentador que se salió con la suya desde siglos atrás e inventó el pecado-pasión del consumismo, el cual es el que nos arrojó en este infierno, donde lo expiamos en vida.

Porque dígame usted si no estamos todos pagando un error primigenio, el de la avaricia, que corrompe y se corrompe para deshacerse en muchos otros pecados probablemente más horribles.

Ninguno de los ahí presentes, salvo mi colega Luis Antonio Lucio, que da esa cátedra, rebasa los 17 años. Pero como buenos mexicanos que los somos todos supimos reírnos a ratos de las amarguras.

Los muchachos y muchachas insistían en que hablara e mi carrera. Yo soy muy reacio, por no decir que enemigo, del auto elogio. «Jóvenes, los periodistas no somos ni debemos ser noticia», les advertí…

«¿Ni cuando los levantan o desaparecen?» Preguntó un muchacho…

Ya no tuve tiempo de explicarles que estamos infiltrados hasta las orejas y tampoco les platiqué de los nacoperiodistas y de los narcoperiodistas, aunque bien me entendieron ellos que México, se dice, es el país más peligroso del mundo para ejercer este oficio.

Nada más acertado…

obedcampos@gmail.com

Ultimas Noticias

Claudia, su turno

Claudia Sheinbaum tiene una gran oportunidad en sus manos, la de establecer una relación cordial y negociadora con el empresariado mexicano. Ella... [Seguir leyendo]