Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Siete días

Tags:

El fenómeno Mauricio

Por Omar Elí Robles

Es pedote y nalguero…

Eso dice Michelle, una jovencita de 17 años, que para el 2015 ya estará lista para votar, y desde ahora me dice que lo hará por Mauricio Fernández.

Michelle está junto a un grupo de 40 chavos, quienes se juntaron en una casa familiar para ver la película The Mayor, que consiguieron no sé cómo.

Pero el CD que convierte a Mauricio Fernández de persona en personaje, empieza a circular en los canales de la piratería.

Sí… a Mauricio lo perciben pedote y nalguero, pero… “Es la neta”.

Auténtico… con voz aguardentosa… pero entrón, al menos en el discurso… hombre de resultados aunque tenga que brincarse las trancas… millonario y excéntrico, desde luego… coleccionista de arte, pero también de las declaraciones más polémicas en la reciente historia de Nuevo León.

Para el PAN no hay de otra…

No tiene ningún otro aspirante a la gubernatura capaz de ganar en el 2015.

Ninguno de sus aspirantes tiene la mínima posibilidad.

El egoísmo de la diablísima trinidad… el miedo a que surgieran liderazgos mejor armados intelectualmente, propició que todos los pensantes fueran aplastados… desterrados…

Dejaron a los sumisos.

Y los sumisos ahora no saben qué hacer con su inesperada libertad…

No saben crecer, no van a crecer…

Por ello, insisto, no hay otro… es Mauricio o es el PRI por tercer periodo consecutivo.

El fenómeno del sampetrino tiene un origen: Es lo que los ciudadanos están pidiendo a gritos.

Alguien a quien creer… alguien que sea auténtico…

Y eso, es un valor escaso en nuestro medio.

Fuente: Red Crucero

Ultimas Noticias

Fanatismo y crimen

Como ya lo hemos explicado, el crimen organizado y el fanatismo religioso, a pesar de parecer fenómenos muy distantes en su naturaleza... [Seguir leyendo]

Tú o la 4T

¿Quién es libre, tú o la 4T? Eso es lo que nos jugamos este 2 de junio. Tú decides. Imaginemos por un... [Seguir leyendo]

Color rosa intelectual

Es legendario que en Constantinopla, antes Bizancio y hoy Estambul, la diversión favorita en la capital del entonces flamante imperio cristiano era... [Seguir leyendo]