Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Mexicanos de temporada

Tags:

Por Ilich Cuéllar:

Con el picante sabor de un buen plato de pozole, el sutil aroma de un tequila (o varios), los colores del papel picado y los fuegos artificiales que acompañan a las fiestas patrias aun en la mente, llegue a una conclusión fatal: Nuestra identidad como mexicanos es cosa de una temporada, cual colección de ropa otoño/invierno.

La mexicanidad para los habitantes de este país comienza el 1 de septiembre y termina la madrugada del 16, cuando la cantidad de alcohol ingerida no nos permite seguir la fiesta. Sé que suena mal que lo diga, pero todos en nuestro interior sabemos que es cierto. O respóndase ¿Cuántas veces al año le da por comprar una bandera? ¿Escuchar a José Alfredo Jiménez? ¿Vestir con ropa de manta y de verde, blanco y rojo?

Mas allá de estas frivolidades en este país las cosas están como están por varias razones, las cuales creo yo que van más allá de la inoperancia de nuestras autoridades. ¿Cuáles son? La falta de un sentimiento de unidad entre la gente, el poco respeto que existe para con la población indígena y la ausencia total de memoria histórica.

Somos unidos cuando gana la Selección de fútbol o algún deportista gana una medalla en algún evento importante. Vemos a las clases bajas y a los indígenas como si fueran entes de un universo alterno y no nos gusta conocer nuestro pasado, al fin y al cabo, como dijo un conocido mío hace tiempo: «Para que le pongo atención  a la historia, eso ya pasó y no sirve de nada». Es increíble que haya alumnos de secundaria que al ver una estatua del Padre de la Patria, Don Miguel Hidalgo, en pleno centro de Dolores, no sepan quién es o que mucha gente ignore cuando es la fecha de la Consumación de la Guerra de Independencia. Se los dejo de tarea.

Muchos ven con envidia al vecino del norte, sueñan con vivir allá y los que no, los escupen, acusan y señalan de repartir, como diría Brozo, tropelía y media por el mundo, con alegría y generosidad (que lo han hecho). Pero hay algo que no les podemos negar a los güeros, y es un sentimiento patriota único y constante, sin importar si es 4 de julio o Día de Acción de Gracias. Han construido su poder y dominio, basándose y creyéndose el supuesto «Destino Manifiesto”, que de acuerdo a la tradición los señala como el pueblo elegido para guiar los destinos del mundo.

Por fortuna, lo poco que queda de nuestra Constitución ha impedido que nuestros símbolos patrios sean ridiculizados a la usanza gringa. Sería insoportable ver la Bandera Nacional impresa en calzones, que Javier Bátiz tocara el Himno Nacional de forma distinta en cada evento deportivo o ya de plano ver a Benito Juárez cazando vampiros y atrapando momias.

En un país tan lastimado como México, con tanta muerte, desempleo y falto de unidad, lo que menos necesitamos es olvidarnos de nuestros héroes y sus raíces. No eran perfectos, pero dieron su vida para darnos Patria. Hay que conocerlos a ellos para conocernos a nosotros, saber de dónde venimos para saber a dónde vamos. Aunque aun hoy, todavía no seamos independientes.

Ultimas Noticias