Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Infamante actitud

Tags:

Por Oziel Salinas: 

La forma en que reaccionó AMLO a su nueva derrota es consecuente a sus legítimas como quiméricas expresiones de despecho.

Su teatral presencia en la firma del “pacto de civilidad” donde los candidatos se comprometían a respetar y acatar los resultados del IFE, nos alentaba, teníamos la esperanza  de que – por fin – respetaría sin reproche alguno, los números del Organismo Rector.

El IFE dio sus números e inmediatamente el “Peje” se inconformó, alegando una serie de anomalías salidas del fondo de su desdicha y su tradicional forma de desacatar los actos de nuestras instituciones. De nuevo las mandó al diablo; volvió  a su tradicional, fantasmagórica existencia de grupos de poder fáctico y diabólico que “han avasallado al pueblo de México e impiden su promisoria llegada al poder”;  porque saben que los destruirá sin remedio.

Al ver que no podía demostrar su rechazo a los números oficiales, apeló a su única tabla de salvación: la absurda pretensión de anular la Elección Presidencial; sólo esa, a pesar de que  junto con ella se habían efectuado elecciones para senadores y diputados, así como algunas gubernaturas que, por cierto, tres fueron ganadas por su Movimiento Progresista.

Sus “abogangsters”, encabezados por el tinterillo Monreal no fueron capaces de atinarle a UNA SOLA de sus casi  400 “pruebas de fraude, inequidad e imposición de Peña Nieto”.

Arrancó con un descrédito impresionante; el 30% de “negativos”; pero su fingida,  perversa actitud de cambio de carácter – de agresivo a amoroso – logró impresionar a muchos, de tal manera que se esfumaron, lo que envalentonó al Tlotoani de Tabasco.

Durante el transcurso de la Elección Presidencial, las encuestas  presagiaban un rotundo fracaso para AMLO; sin embargo, se equivocaron en sus previsiones, el resultado fue muy distinto:  bajaron a la mitad de sus “estudios de opinión” entre  electores (promediaban 13 puntos de ventaja).

Eso es en cuanto a los números, siempre fríos y ausentes; cuando vimos los resultados, nos sorprendimos;  aquello que parecía un avasallamiento catastrófico, resultó ser de una magra, pero bien posicionada ventaja de  6.6 puntos, aún muy consistente, que significa una diferencia de más de tres millones de votos a favor del nuevo “ilegítimo”.

Tras comparecer ante cámaras y micrófonos por dos meses en su loca búsqueda de anulación de esa elección, el TRIFE dio su fallo, destrozó todas y cada una de sus “pruebas de compra de votos, coacción al votante e imposición de los medios” (sic)

Desconoció éste laudo y convoca a su gente a una nueva resistencia civil, quizá más dañina que la expresada en las elecciones del 2006.

En una asamblea de plaza, se decidirá el futuro de su acrisolada, tradicional rebeldía. Atrás ha quedado aquella mentirosa acción “light” donde extendía su mano en señal de “amor y paz”

Esa es la democracia de barriada que acostumbra usar AMLO, sabiendo que tiene fanáticos que lo respaldan, que darían su vida por él.

Se quita su quemante máscara y se coloca de nuevo en el bando de los inconformes, de los dolidos, despechados, eternos rebeldes; está convencido de que los malosos estarán de nuevo en el poder expoliando al  “masoquista e inocente” pueblo mexicano.

Así nos considera éste ácrata. Según su equívoca sesera somos párvulos que necesitamos ser conducidos por él a la tierra de promisión; sólo su liderazgo nos llevaría a alcanzar estadios de grandeza y prosperidad; lo demás es “más de lo mismo”; según él.

Ultimas Noticias

Pretextos y augurios

Vicente Fox condicionó la aceptación de una eventual derrota en las elecciones presidenciales de 2000 a que la votación del priista Francisco... [Seguir leyendo]

Mucho qué explicar

Perdón, pero como acostumbra decir el presidente López: “sin ofender”, cuando más lo hace, no estoy de acuerdo con todos los que... [Seguir leyendo]