Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Enfoque Monterrey

Tags:

La nueva oposición: 

El sábado pasado, se instaló formalmente la nueva legislatura del Congreso de Nuevo León. No se trata de un evento frívolo ni intrascendente. Es nada menos que la consolidación de uno de los tres poderes del nuestro estado, el Poder Legislativo. Importante porque tienen un nivel de representación popular mucho más directa de que del Poder Ejecutivo, e infinitamente mayor que el misterioso Poder Judicial. En el caso del Poder Ejecutivo, lo masivo de las elecciones no siempre resulta en un gobernante avalado por una mayoría… Una extraña contradicción  con el principio básico de la democracia. En el caso del Poder Judicial, la forma como se eligen magistrados es un misterio para la mayoría de los ciudadanos.

Como para elegir un diputado el territorio y la población se sectorizan, cada legislador elegido tiene al menos en teoría mayor cercanía con sus electores, incluso físicamente. Y así llega el pleno de la Septuagésima Tercera Legislatura local. Ahora con la peculiaridad de que está integrada por una mayoría panista, aunque no lo suficiente como para ejercer absolutamente la famosa estrategia que llaman “aplanadora”.

Lo destacado del inicio de los trabajos legislativos es el discurso. Aunque la ceremonia de instalación es sólo el ritual cívico, la presencia de autoridades de otros poderes, y de representantes destacados de la sociedad, es una oportunidad para que cada fracción de un avance de su estilo de trabajo. Sobre todo es una oportunidad para cavar trincheras y medir fuerzas. Después de todo, la filiación partidista siempre se ha puesto por encima del deber cívico.

Para no perder la costumbre, nuestro Congreso local inició la nueva temporada en la arena legislativa. Abrió con una muestra de fuerza de la bancada panista, que así estrena su relativa mayoría. Los oradores panistas, incluyendo al presidente del Congreso, no desaprovecharon la presencia del Gobernador Rodrigo Medina para atacar en corto. Con todo y que los priístas y sus satélites intenten defenderlo es inútil. Dice el sabio refrán que “golpe dado ni Dios lo quita”.

Pero hay que ser más bien objetivos con lo que representa el Poder Legislativo. Lo que para algunos es una descortesía, para otros es aclarar al Ejecutivo que la democracia se funda en una independencia de poderes. El Congreso, por su naturaleza y funciones, debe ser crítico, debe ser un freno las acciones del Ejecutivo. Los panistas sólo ejercieron esa autonomía. Fue una advertencia del estilo que pretenden imponer. Da igual que se intente sacar a Luis David Ortiz de la presidencia. Incluso, la misma postura crítica panista tampoco es de fiar. La historia es elocuente. Las negociaciones y los intereses partidistas acaban por arruinar los buenos propósitos críticos de los panistas… Claro, en el caso de que sean realmente buenos propósitos, y no otra confrontación entre partidos aprovechando una función pública.

Como sea, es muy temprano para saberlo. El tiempo va a poner a todos en su lugar.

ENFOQUE MONTERREY en Radio Beat, 90.1 FM
Lunes a Viernes a las 07 y 13 horas

Ultimas Noticias

Claudia, su turno

Claudia Sheinbaum tiene una gran oportunidad en sus manos, la de establecer una relación cordial y negociadora con el empresariado mexicano. Ella... [Seguir leyendo]