Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Enfoque Monterrey

Tags:

Herencias indeseables/

Mañana jueves, inicia el proceso de transición en el PAN de Nuevo León. La actual dirigente, Sandra Pámanes, dejará el cargo. En poco más de un mes, otro militante panista asumirá esa responsabilidad, que no será nada fácil. Aunque Pámanes lidió con graves problemas dentro y fuera del partido, no se puede decir que han terminado. Hasta la intromisión del Comité Ejecutivo Nacional panista en el proceso de selección de candidatos dejó huellas.

En efecto: Sandra Pámanes no deja un partido estable, pero tampoco puede acusársele por eso. La tensión entre grupos internos, las hostilidades como oposición estatal, el descrédito todavía no resuelto de algunos prominentes funcionarios panistas… Todo esto no es para resolverse en corto ni a corto plazo. Queda aún pendiente la revisión interna prometida, que al menos intentará poner un poco de orden en las filas panistas.

Esta es la herencia del liderazgo de Acción Nacional en Nuevo León. No es una herencia deseable, pero al menos hay algunos puntos positivos y redituables, básicamente por el dominio panista en los resultados de las elecciones, la conservación más o menos intacta de posiciones municipales, y la configuración favorable en el Congreso del Estado.

En este sentido, no todo es tan malo para la nueva dirigencia panista. Malo para algunos ayuntamientos, cuya herencia, además del descrédito y el escándalo, es una deuda pública millonaria que será difícil de enfrentar. Monterrey es puntero en esto. El descrédito por el llamado “quesogate” no será fácil de olvidar, ni es conveniente que se olvide. En este, como en otros casos de presunta corrupción, corren ríos de tinta y de saliva, pero pocas acciones de la autoridad. Hasta la fecha no hay claridad, y el que debe enfrentar alguna responsabilidad ya está lejos y a salvo con fuero federal.

Además, Monterrey hereda una deuda de más de 2 mil millones de pesos, y un pasivo a corto plazo de poco más de 200. No será fácil para Margarita Arellanes iniciar su gobierno, aunque insista el que se cumplirá, sobre todo en la deuda cercana a proveedores. Sus proyectos tendrán que apoyarse en más deuda, lo que no es nada agradable para el ya de por sí endeudado ciudadano.

Como estas, habrá otras herencias indeseables, algunas más que otras. En prácticamente todos los ayuntamientos no sólo heredarán deudas y problemas; en no pocos casos heredarán funcionarios de la anterior administración. Algunos aportarán experiencia. Por desgracia otros sólo aportarán compromisos y descrédito. Y esto será una verdadera bofetada al rostro de los electores.

ENFOQUE MONTERREY en Radio Beat, 90.1 FM
Lunes a Viernes a las 07 y 13 horas

Ultimas Noticias