Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Enfoque Monterrey

Tags:

La seguridad cuesta/

Jorge Domene tiene razón: la seguridad en Nuevo León cuesta. El vocero estatal hizo ayer un recuento de cómo se comportó la delincuencia en agosto, y no se portó nada bien. Claro: no podría ser de otra forma. Las estadísticas, los argumentos favoritos del estado, apuntan a una baja en prácticamente todos los delitos, salvo en homicidios. Pero hasta para eso hay justificación, porque con achacarles los asesinatos al crimen organizado, y deslizar casualmente aquello de que se matan entre ellos, se conjura el maleficio de las cifras negativas.

Hablando de esto, es curioso cómo, no sólo en Nuevo León sino en todo México, el argumento de que los cárteles se están enfrentando, se maneja casi como un logro. El número de muertos en esa guerra entre bandas criminales, se quiere mostrar como algo positivo. Pero eso es pura ficción. Sólo deja a la gente la falsa sensación de que los criminales son cada vez menos, y de que los ciudadanos honrados están a salvo del conflicto con sólo tomar algunas precauciones mínimas.

Pero no. El número de criminales no parece disminuir., ni siquiera con las horrendas masacres que se han realizado. Tampoco estamos a salvo, porque en el fondo el crimen organizado o desorganizado, se sostiene con recursos, con muchos recursos. Ese dinero no lo generan ellos, nos lo quitan de alguna forma a todos.

Así es: el crimen necesita mucho dinero para que sea redituable y se mantenga operativo. Por lo tanto, es evidente que la lucha contra el crimen necesita igualarlo, en recursos y en capacidad de operación. Además, se necesita tener una buena cantidad de efectivos, siempre menor que la delincuencia, pero siempre mejor preparada. Menor para que no termine convirtiéndose en una fuerza armada alternativa que pueda afectar el equilibrio social, pero no tan menor como para que sea neutralizada por su número.

La clave es la preparación. Las fuerzas policiacas deben ser suficientes en número y capacidad como para no necesitar la intervención del Ejército y las Fuerzas Armadas. Esto significa policías con una capacitación a niveles de excelencia, con gran capacidad de fuego, y con tecnología de primera generación.

Evidentemente, estamos hablando de dinero, de mucho dinero, y de cifras que se incrementan en la misma medida en la que se incrementa la violencia. Tiene razón Jorge Domene: la seguridad cuesta, y cuesta mucho. No se puede ser ahorrativo en un tema de importancia vital. Menos recursos significarían mayor inseguridad. Cuesta mucho, pero no tanto como nos ha costado y nos sigue y seguirá costando la corrupción incrustada en los tres niveles de gobierno, la impunidad oficial, los desvíos de recursos, el saqueo en empresas y servicios estatales, y el despilfarro generalizado a costas del erario. Si se ahorra en esto, júrelo que Nuevo León controlaría rápidamente al crimen, y tendría el agradecimiento eterno de los ciudadanos.

ENFOQUE MONTERREY en Radio Beat, 90.1 FM
Lunes a Viernes a las 07 y 13 horas

Ultimas Noticias

Fanatismo y crimen

Como ya lo hemos explicado, el crimen organizado y el fanatismo religioso, a pesar de parecer fenómenos muy distantes en su naturaleza... [Seguir leyendo]

Tú o la 4T

¿Quién es libre, tú o la 4T? Eso es lo que nos jugamos este 2 de junio. Tú decides. Imaginemos por un... [Seguir leyendo]

Color rosa intelectual

Es legendario que en Constantinopla, antes Bizancio y hoy Estambul, la diversión favorita en la capital del entonces flamante imperio cristiano era... [Seguir leyendo]