Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Animales en extinción

Tags:

Lo que cambia son los modos y las personas, pero los institutos políticos y sus dogmas, al menos en nuestro atribulado país, siguen siendo los mismos grupos dedicados al servicio del ciudadano, aunque su verdadera prioridad, de antemano, es el poder y el dinero, sin importar en qué orden, pues ambos son igual de importantes, o más bien, uno es la consecuencia inevitable del otro que falta.

El partido tricolor de los años sesenta difiere del que recientemente tomó el bribón “Alito” Moreno, no por la finalidad, sino por la manera en que llevaron a cabo sus fechorías. ¿Podría decirme usted que Alfonso Corona del Rosal o Carlos Alberto Madrazo tenían verdaderamente como prioridad la hegemonía de la clase trabajadora o la emancipación del país, como lo proclama la CTM con su letanía de mentiras?

Tanto individualmente como en conjunto, todos ellos utilizaron al PRI como un trampolín y una catapulta para enriquecer sus currículos y, por qué no decirlo, sus billeteras. La gran mayoría son ejemplos de bonanza, pero inmorales, ya que pocos podrían jactarse de tener vocación de servicio, un perfil y espíritu de conquista social, convirtiendo esta profesión en una enfermedad pandémica. El actual gobernador, Samuel García, que de ser mediocre en todos los aspectos, se ha convertido en un charlatán que cuenta sus millones con el cinismo de Rico Mac Pato.

No hace muchos años, se sostenía el principio indiscutible de que para derrotar al poderoso tricolor era necesario concatenar varios partidos políticos, dado su poder de convocatoria y su maquinaria aceitada, lo que convertía la misión en casi imposible. Sin embargo, todos sabían qué debían hacer, pero ninguno se atrevía a dar el paso decisivo por temor o envidia al poder, y así los años pasaron mientras el PRI seguía imponiendo su voluntad.

Gobiernos, doctrinas e ídolos de barro han pasado, con su verbo soñaron que podrían alcanzar el vellocino de oro, hasta que llegó López, quien frente a la envidia y la molestia de todos los soñadores, construyó primero un castillo de naipes y hoy una fortaleza de acero y piedra azul, con cimientos de oro, una aleación indestructible que hace ver a los líderes del pasado como niños de guardería.

Los resultados de las últimas elecciones, tanto con “Alito” Moreno desafiando la historia como Marko Cortés evidenciando su ineptitud, muestran cómo López ha dejado a estos líderes como tontos e improvisados… o corruptos, según algunos. El presidente López maneja ambos idiomas: el de la charlatanería bobalicona, hablando al pueblo bueno y sabio como a él le gusta, y el del poderoso caballero don dinero.

De los demás personajes como Dante Delgado con su MC y sus payasitos de vodevil liderados por el mentiroso Samuel, Alberto Anaya y el PT, que ni es partido ni trabaja, el Verde Ecologista con Jorgito González y su reina de la primavera, el güero mampo Manuel Velasco, hacen pensar al respetable que los partidos políticos son organizaciones más letales, ricas y poderosas que los cárteles del Golfo, Noreste, Zetas o Familia Michoacana. Perdón, olvidé mencionar al más poderoso y perverso de todos, el de la familia Tabasqueña, que no es un partido pero actúa como una religión, al igual que la Luz del Mundo de Naasón Joaquín García. ¿Me cree ahora?

[email protected]

Ultimas Noticias

La decepción

Les platicaba ayer en este espacio del qué bueno que se destape la Caja de Pandora donde un pobre diablo alcalde de... [Seguir leyendo]

De película

Ni modo de no tratar el tema del supuesto atentado donde hieren a Donald Trump pre-candidato a la presidencia de Norteamérica en... [Seguir leyendo]