Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Bájate de esa nube

El precio del barril de petróleo mexicano atardeció ayer a menos de noventa dólares, contando siempre con el falso paracaídas del “seguro” que le garantiza flotación por encima del precio real por medio de inyecciones de dinero ilusorio, sacado  del otro bolsillo del pantalón.

El trastorno en los precios del petróleo era previsible, luego del acuerdo alcanzado por las cinco grandes potencias más una, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia, China y Alemania, permitiendo a Irán jugar a la energía nuclear sin atreverse a producir la bomba atómica. A cambio de ello se levanta el embargo y el petróleo de Irán, cuarto productor del crudo en el mundo, puede volver a inundar los mercados y a tener efecto sobre el precio. En consecuencia, Estados Unidos y sus aliados obtuvieron un rechazo radical del estado de Israel –Shimon Peres llega hoy martes a México- que desconfía especialmente de sus sombras en toda la región del Medio Oriente.

Difícilmente los políticos mexicanos, tan enredados en una reforma energética que no reforma nada, excepción hecha de la participación legalizada del capital foráneo en la modernización de los procesos petroleros, entenderán la simpleza de los mecanismos del mercado. A los mexicanos nos han traído del tingo al tango con esto del petróleo. Desde los tiempos en que debimos haber aprendido a administrar nuestra riqueza, en que Díaz Serrano quería extraer el crudo a intenso tambor batiente hasta los tiempos actuales en que las mentes bárbaras recomiendan guardar nuestro petróleo hasta que la escasez en el mercado haga que su precio suba a la estratósfera impulsando nuestra riqueza nacional y personal.

El fenómeno del petróleo iraní hoy liberado y llenando las cañerías de los mercados internacionales debiera darnos una lección, que no debe pasar por alto dos realidades que intencionalmente olvidamos:  primero, que la calidad de los crudos maya y azteca es muy inferior a la de los arábigos, los texanos o los del Mar del Norte. Segundo, que la combinación de atraso tecnológico y corrupción administrativa tiene el costo de extracción de un barril de crudo malo muy por encima de lo que cuesta sacar un barril de crudo fino.

O, puesto de una manera más simple, bajarnos de la nube. Abandonar un mundo de ilusiones y sueños patrioteros para entender que los energéticos son simplemente instrumentos para generar riqueza, nunca tan necesaria como ahora que estamos en el umbral de la crisis económica del 2014.

Hay un tercer factor al que nadie en el mundo político o de especialistas echa siquiera un pial: las fuentes alternativas de energía. Pero eso ya sería pedirle olmos al peral.

Pilón.-Un par de docenas de ilusos que condenan la desaparición de los ríos que surcaban antes lo que es la capital de los mexicanos para convertirlos en bulevares de concreto, tuvieron la puntada –por tercer año consecutivo- de manifestar su punto haciendo un picnic en el cruce de Viaducto con Insurgentes, en terra ignota que no es transitada por nadie y cuya ocupación momentánea ni obstruye vialidades, ni molesta ciudadanos, ni afecta actividades mercantiles. Precisamente por reunir estas cualidades, los ciudadanos que ejercían derechos constitucionales sin afectar derecho alguno de terceros, fueron conminados por la autoridad del Distrito Federal a abandonar su protesta y largarse a sus casas. Porque si no se iban, los iban; los bajaron de su nube. Otro gallo les hubiera cantado si en ese momento sacan su afiliación a la CNTE.

felix.cortes@gimm.com.mx

 

Ultimas Noticias

Rémora

Rémora. Del latín remöra Yo no quiero imitar a mi queridísimo Armando Fuentes Aguirre quien con falsa modestia manda mensajes a sus... [Seguir leyendo]

Dinero maldito

Se sabe desde siempre —y hay un chiste procaz al respecto— que en el cuerpo humano todos los órganos son igualmente importantes... [Seguir leyendo]

Yo por eso no soy rico

“Defenderé el peso como un perro”; vamos “arriba y adelante”; “si pudiera pedirle algo a los pobres, les pediría perdón”. Definitivamente los... [Seguir leyendo]

Chiras pelas

A inicios del siglo pasado y a consecuencia de la revolución industrial, y las dos grandes revoluciones sociales –la mexicana y la... [Seguir leyendo]