Lo de hoy...
La información nunca está protegida

De ciudadanos a siervos

Tags:

¿Hemos dejado (sin saberlo) de ser ciudadanos con un contrato social, para convertirnos en simples siervos de las trasnacionales? Tengo meses haciendo esa pregunta, al ver políticos de poco talante y menor carrera hacerse del poder para saquear y saquear, nunca para servir.

Un buen amigo y colega mucho más inteligente siempre les preguntó a los políticos en las entrevistas a las que lo acompañé “¿Para qué quieres el poder?”.

Es triste, por no decir que horroroso, que gente ignorante e inescrupulosa trepe tan fácil el árbol de las clases políticas en nuestro país. Muchos se parecen a los parias esos que anochecen con la panza vacía, pero al amanecer cargan consigo un fusil de asalto: los marginales armados por la delincuencia. Los marginales carne de cañón de la delincuencia.

Pero no: esta horda de políticos improvisados (vea usted el Congreso de Nuevo León, para que se de una idea) no vienen a asaltarnos a punta de pistola, aunque sí a secuestrarnos a punta de mamadas y mezquindades.

Entre esos tipos y yo hay algo personal, diría Joan Manuel…

Me escribe mi entrañable amigo, el arquitecto Antonio Rossi desde La Plata: “La sociedad necesita (necesitamos) un cambio radical de paradigma ¿Será posible?, yo ya perdí las esperanzas. Nos hemos transformado en “robots” del consumismo individual. La Revolución Francesa fue solo un espejismo. Otra vez la monarquía (ahora democrática) conduce nuestros destinos…”

Con lo platicado entre él y yo abunda: “Me haces sentir como una especie de Peter Seller “Desde el jardín”, aquella memorable película, donde lo absurdo adquiría dimensiones paradigmáticas…”

Y sí, insisto, observando otra vez a los ganones de la política, son los absurdos que adquieren esas mismas dimensiones.

Insisto en mi pregunta, si no se nos acabó a los occidentales la ciudadanía, es decir, ya dejamos de ser ciudadanos y ahora, somos siervos, viles lacayos de las transnacionales en que se han convertido nuestras antiguas patrias. Porque el concepto de patria también cambió, según yo, a una suerte de patronato que nos venden, ahora sí, como decimos los mexicanos, «como atole con el dedo»…

[email protected]

 

Ultimas Noticias